Troya, la Iliada y sus protagonistas.

Troya es una ciudad tanto histórica como legendaria, donde se desarrolló la famosa Guerra de Troya
 En griego se llamaba Τροία (Troia), también llamada Ίλιον (Ilión), Wilusa (en hitita) y Truva (en turco). Los restos arqueológicos nos han dicho mucho acerca de las ruinas, revelándonos pequeños detalles de los humanos que construyeron la ciudad de Troya y que la volvieron a reconstruir en posteriores ocasiones. 
El registro histórico de Troya está presente en los poémas épicos de Homero y habitantes que vivían en un mundo de héroes y dioses cuyas identidades e historias formaron parte de la tradición oral de la región durante siglos antes de que el gran poeta griego nos hablara de ella en sus versos. 
Homero, sin embargo, no fue contemporáneo de esta historia. No sorprende que el contexto histórico épico en la Ilíada y en la Odisea no está tan claro como se desearía. A lo largo de la historia se han realizado varios intentos para identificar los orígenes de Troya y poco a poco se ha ido avanzando en ellos, aunque no del todo.

homero

HOMERO
La célebre guerra de Troya fue descrita, en parte, en la Ilíada, un poema épico de la Antigua Grecia. Este poema se atribuye a Homero, quien lo compondría, según la mayoría de la crítica, en el siglo VIII a. C. Homero también hace referencia a Troya en la Odisea. La leyenda fue completada por otros autores griegos y romanos, como Virgilio en la Eneida. La Troya histórica estuvo habitada desde principios del III milenio a. C

14100344_659393384227906_2841439482803264587_n

Busto de Atenea, tipo Palas de Velletri (los ojos se han perdido). Copia del siglo II de una estatua votiva de Cresilas en Atenas, c. 430-420 a. C. (Gliptoteca de Múnich.)
FUNDACIÓN

Ilo, hijo de Tros, fundó la ciudad de Ilión (Troya) y pidió a Zeus una señal. Casualmente encontró una estatua conocida como Palladio (Atenea), que había caído del cielo. Un oráculo decía que mientras el Palladio permaneciera en la ciudad, ésta sería inexpugnable.
Luego Ilo construyó el templo de Atenea en su ciudad, en el mismo lugar donde había caído.
Palas Atenea, diosa de la sabiduría, de la guerra y de la artes, intervino indirectamente tambien en la guerra y en la cultura romana se la conoció como Minerva
 

LA ILÍADA
Es una epopeya griega, atribuida tradicionalmente a Homero. Compuesta en hexámetros dactílicos (forma métrica muy importante a la hora de su difusión oral), consta de 15 693 versos (divididos por los editores, ya en la antigüedad, en 24 cantos o rapsodias y su trama radica en en el episodio de “la cólera de Aquiles”.
Narra los acontecimientos ocurridos durante 51 días en el décimo y último año de la guerra de Troya. El título de la obra deriva del nombre griego de Troya, Ιlión.

   14184362_659393537561224_5679354820587276599_n

EL INICIO

Pero en la Guerra de Troya intervinieron varios factores y “actores”... a saber:
Discordia o Eris, la diosa de la Discordia, molesta por no haber sido invitada a las bodas de Peleo y Tetis, a la que habían sido convidados todos los dioses, urdió un modo de vengarse sembrando la discordia entre los invitados: se presentó en el sitio donde estaba teniendo lugar el banquete, y arrojó sobre la mesa una manzana de oro, que habría de ser para la más hermosa de las damas presentes: Esto fué el inicio de EL JUICIO DE PÁRIS, que veremos a continuación:

14141793_659396224227622_147490256913091304_n

Detalle de “El juicio de Paris” en el Mosaico de los Amores en Cástulo (Linares, Jaén)
Con Afrodita, Hera y Atenea arriba y por debajo Párís recibiendo la manzana de Hermes.
14068414_659393877561190_4902421488805886499_o
El juicio de Páris de Peter Paul Rubens, 1639 (Museo del Prado, Madrid)

Las Tres diosas (Atenea, Afrodita y Hera) se disputaron la manzana produciéndose una gran confusión y pelea, que hizo intervenir al padre de todos los dioses, Zeus que envió a Hermes a buscar a Páris un príncipe-pastor por haber vivido alejado y separado del mundo y de las pasiones humanas. Así, se esperaba de él que su juicio fuera absolutamente imparcial. Paris se decidió finalmente por Afrodita, y su decisión hubo de traer graves consecuencias para su pueblo.
13879440_659394117561166_2673459318430700623_n
PARIS
Durante una visita a Esparta, Paris se había enamorado locamente de Helena y, tras el episodio del juicio, ayudado por Afrodita, la raptó llevándose, además, su tesoro. En Troya fue mal recibido, porque temían que el secuestro provocaría la ira de su esposo Menelao, y efectivamente, éste formó una gran alianza de pueblos aqueos -griegos- para recuperar a Helena, el tesoro y destruir Troya.
Antonio+Canova+-+Elena+1757-1822+

HELENA  Antonio Canova 1757-1822

Fué un personaje clave en el conflicto. Era hija de Zeus y Leda, a la que sedujo y yació con ella la misma noche que Tindáreo, esposo de Leda y rey de Esparta.
 
14102288_659989384168306_2585838690099762743_n


Leda y el cisne de Francesco Melzi ( pintor italiano del Renacimiento, alumno de Leonardo da Vinci. Fue un artista de gran talento que trabajó como secretario y ayudante de Leonardo, quien en sus últimos años no podía usar sus manos. Galleria degli Uffizi, Florencia.)

Como consecuencia de su unión con Zeus en forma de cisne, Leda puso dos huevos; de uno nacieron Helena y Pólux, ambos inmortales (considerados hijos de Zeus), y del otro Clitemnestra y Cástor, mortales (considerados hijos de Tindáreo) Los cuatro niños, aparecen a sus pies en el óleo, recien salidos del cascarón

 14095900_659393604227884_3734944202150828300_n

Helena y Paris. Crátera de figuras rojas. 380-370 a. C. Museo del Louvre, París.
Estos dos personajes, según la tradición, fueron el desencadenante del inicio de la guerra.

14183882_659545844212660_2441750847583091683_n

Paris y Helena Jean-Louis David Museo del Louvre

14051555_659393320894579_1853817073053392898_n

Mapa con la procedencia de los contingentes que, según la mitología griega, intervinieron en la guerra de Troya. Los caudillos aqueos están señalados en verde y los troyanos y sus aliados, en amarillo

14141638_659393640894547_4573678745620990572_n

14183686_659396184227626_5484630696760317690_n

AGAMENÓN

Entre las colecciones de este museo de Atenas está la máscara que vemos en la fotografía. Se trata de la Máscara de Agamenón, un objeto que fue descubierto por el famoso explorador Heinrich Schlieman en 1876 mientras excavaba en la acrópolis de Micenas. Es una importante máscara funeraria elaborada en oro que cubría el cuerpo de la tumba V de la acrópolis. Como el explorador suponía que ese cuerpo era del rey griego Agamenón la máscara fue bautizada con ese nombre

14067671_659393764227868_2548887028386968197_n

MENELAO
Legendario rey de la Esparta micénica, esposo de Helena, así como una figura central en la Guerra de Troya. Fue hermano de Agamenón, rey de Micenas y líder de las tropas aqueas (griegas). Prominente figura en la Ilíada y la Odisea, Menelao fue también uno de los guerreros que se ocultaron en el interior del caballo de madera que sirvió a los aqueos como estratagema para introducirse en la ciudad y saquearla.
Una vez en la ciudad, se encontró cara a cara con Helena y estuvo a punto de matarla, pero finalmente la perdonó y la llevó consigo a las naves


aquilesAQUILES

Aquiles de Lycomedes,  Museo del Louvre, París
Hijo de Peleo y de Tetis,fue un héroe de la Guerra de Troya y uno de los principales protagonistas y más grandes guerreros de la Ilíada de Homero.
Según el poema incompleto Aquileida, escrito por Estacio en el siglo I, versión que no aparece en otras fuentes, cuando Aquiles nació Tetis intentó hacerlo inmortal sumergiéndolo en la laguna Estigia, pero olvidó mojar el talón por el que lo sujetaba, dejando vulnerable ese punto, de ahí la expresión de “el talón de Aquiles”refiriendose a la vulnerabilidad de alguien.

14054210_659502320883679_6461132828498912346_n

BRISEIDA

Briseida llevada a Agamenón, Giovanni Battista Tiepolo
El poema comienza con la retirada de Aquiles del campamento de los aqueos a causa de una ofensa que comete Agamenón.
El líder del ejército sitiador, Agamenón había tomado a una mujer llamada Criseida como esclava, que le enviaron como regalo; este la hizo su concubina, declarando que la prefería a su mujer Clitemnestra. Crises el padre de la mujer, imploró ayuda entonces a Apolo, quien envió la peste a los ejércitos griegos.  Agamenón accedió devolverla, pero exigió entonces que la esclava de Aquiles, Briseida, debía dársele como reemplazo. Enfadado por esta deshonra y a instancias de Tetis, Aquiles se negó a luchar y llevar a sus mirmidones junto a las fuerzas griegas.

mirmidones-2

Los Mirmidones fueron una raza de valerosos guerreros que según la mitología griega lucharon al lado de Aquiles en la Guerra de Troya.  Se decía , que eran hombres descendientes de las hormigas .

El apelativo “mirmidones” proviene del hecho de que esas gentes habitaban una isla muy pedregosa y para conseguir limpiar los campos y poder cultivarlos, formaban largas cadenas humanas transportando piedras, al igual que hormigas transportando su alimento.

(Como última curiosidad añadiremos que el nombre de “mirmidón” fue utilizado en la Europa preindustrial para designar a cualquier subordinado)

14045553_659502410883670_1678318907085916406_n

“La cólera de Aquiles” Giovanni Battista Tiepolo
La retirada de Aquiles a su tienda es el primer suceso de la Ilíada de Homero. Con Aquiles fuera del conflicto, los troyanos disfrutaron un período de tranquilidad. Tras el retorno de Aquiles a la batalla, Agamenón le devolvió a Briseida.

14051776_659393377561240_8063130377766107509_n

Aquiles atendiendo a Patroclo herido por una flecha, identificado por inscripciones en la parte superior de la vasija.

Tondo de figuras rojas en un kylix, ca. 500 aC  Antikensammlung Berlin

La amistad de Patroclo y Aquiles es proverbial y sin embargo, desde el siglo V a. C., algunos griegos ven en ella algo más. Homero, no pretende saber si Patroclo y Aquiles eran amigos o amantes, y se muestra reservado sobre dicha relación,

14124974_659393887561189_8905650647703352287_o

 PATROCLO
Patroclo dando muerte a Sarpedón a pesar de la llegada de Glauco,  400 a. C., Museo Arqueológico Nacional de Policoro.


14183842_659393564227888_6880930413412894080_n

Menelao llevando el cuerpo de Patroclo, copia de un original griego en la Loggia dei Lanzi, Florencia.
La muerte de Patroclo, amigo personal de Aquiles:
Cuando, encolerizado, Aquiles se encierra en su tienda tras haber discutido con Agamenón, autoriza a Patroclo a ponerse su armadura y lanzarse al combate a la cabeza de sus Mirmidones. Durante la lucha, Patroclo es herido por Euforbo y matado por Héctor.

Menelao y Áyax el Grande protegen su cuerpo y se lo entregan a Aquiles, quien decide entonces retomar las armas para vengarlo.

 La imagen puede contener: texto

9-hector andromaca y actinacte

HECTOR, con su esposa Andrómaca y su primer hijo, Astianacte.

El hijo mayor de Príamo es el mejor de los guerreros troyanos, Héctor es, a diferencia de Aquiles, un personaje muy humano, que sufre como hombre y tiene miedos y dudas ante la incertidumbre del combate. Héctor es un padre y esposo que se plantea el conflicto entre ser fiel a su patria o permanecer junto a su familia para disfrutar de su afecto
En una de las retiradas a la ciudad de las tropas troyanas, Héctor queda fuera de las puertas y es perseguido por Aquiles. Dan tres vueltas a las murallas hasta que Atenea, en la forma de Deífobo, incita a Héctor a plantar cara a Aquiles.


(Como anecdota, añadir que Schelimann en su afán de seguir los pasos del relato de la Ilíada, se hizo esas carreras alrededor de la aldea de Bunarbaschi, a unos 13 kilómetros de los Dardanelos, donde creía que se encontraba Troya y que posteriormente desechó).


14080016_659394317561146_244668055935243518_n

Muerte de Héctor de Peter Paul Rubens
Héctor pide a Aquiles que se honre el cadáver de Patroclo, pero el griego rechaza cualquier trato. Finalmente Aquiles mata a Héctor, clavándole la lanza en la base del cuello, el único lugar desprotegido por su armadura.

14141524_659394100894501_7783025053952366482_n

Aquiles arrastrando el cuerpo de Héctor ante las murallas de Troya
Una vez muerto, el cuerpo de Héctor es lacerado por los aqueos, y posteriormente atado por los tobillos al carro de Aquiles, que lo arrastra extramuros. Durante doce días, el cuerpo permanece expuesto al sol y los animales, pero el Dios Apolo protege el cuerpo del héroe de estos maltratos y lo conserva impoluto.

250px-Akhilleus_Hektor_Louvre_CA601

Aquiles arrastrando a Héctor. Lecito de finales del S. V. Museo del Louvre

14089164_659394310894480_3328845674544293751_n

Regreso del cuerpo de Héctor a Troya.
Bajorrelieve en mármol de un sarcófago romano en el Louvre.
Finalmente, el rey Príamo, con la ayuda de Hermes, se aventura hasta la tienda de Aquiles y le suplica por la devolución. Aquiles se apiada y, a cambio de un rescate, entrega el cadáver de Héctor a su padre, que ya en Troya celebra los funerales.


14068131_659502370883674_7465260007796643935_n

TETIS
Tetis, tras la cólera de Aquiles, suplica a Zeus para que éste permita que los troyanos adquieran ventaja. Jean Auguste Dominique Ingres.

Tetis no desempeña virtualmente papel alguno en los textos griegos conservados, ni en registros históricos de la religión y los cultos griegos. Solo se señala la presencia de Tetis en el Libro XIV de la Ilíada, en el pasaje que los antiguos llamaban el «Engaño de Zeus», cuando Hera tiende una trampa a su marido diciéndole que quiere ir «a los confines de la fértil tierra, a ver a Océano, padre de los dioses, y a la madre Tetis».


14188584_659396284227616_8715159940446682635_o

Tetis entrega a Aquiles las armadura fabricada por Hefesto. Hidria ática de figuras negras, ca. 575–550 a. C.


14117842_659535070880404_3346255659070796560_n

Muerte de Aquiles de Hugo Morais
Escultura que se encuentra en el palacio conocido como Akíleon, que la emperatriz Sissi compró y decoró en la isla de Korfú, en honor y recuerdo de su héroe Aquiles.
Aquiles era invulnerable en todo su cuerpo salvo en su talón. Las leyendas sostienen que Aquiles murió en batalla al ser alcanzado por una flecha envenenada en el talón,disparada probablemente por Páris

13625394_659393400894571_9197760373699446241_n

Cerámica, VI aC., Ayax llevando el cadaver de Aquiles

AJAX
Ajax, al igual que Aquiles, fue entrenado por el centauro Quirón. Áyax, era sin duda, uno de los reyes más importantes en el campo de batalla.
Se cuenta que disputó con Odiseo por la armadura de Aquiles y al ganarla aquel, enloqueció de furia. En su delirio confundió un rebaño de ovejas con los líderes aqueos, y las mató.
Cuando se recuperó se suicidó, avergonzado, con la espada de Hector.

14107644_659393607561217_6412065814034279865_o

ULISES
Cabeza de Odysseus Museo archeologico nazionale de Sperlonga (Italia) S.II a.C.
Odiseo o Ulises fue uno de los héroes legendarios de la mitología griega que aparece como personaje de la Ilíada, es el protagonista y da nombre a la Odisea, ambas obras atribuidas a Homero. Aparecía también en varios de los poemas perdidos del llamado ciclo troyano y posteriormente en muchas otras obras. Era rey de Ítaca, una de las actuales islas Jónicas, situada frente a la costa occidental de Grecia.
Junto con Diomedes entra en Troya disfrazado de mendigo, y consigue robar el Palladio, imagen de Atenea que aseguraba la inexpugnabilidad de la ciudad en tanto estuviese ella dentro.

14079506_659394237561154_4123952940887490757_n

Escena de la película “Troya” dirigida por Wolfgang Petersen en 2004.
A Ulises, en fin, se le atribuye la idea de construir el caballo de madera en cuyo interior se alojaron treinta guerreros escogidos, mientras los demás simulaban poner fin al asedio, lo que habría de motivar la caída de Troya.
Los troyanos creyeron que los griegos se habian ido y que el caballo era una ofrenda para el dios Poseidón, por lo que Príamo decidió introducir el caballo en la ciudad.

14102523_659549647545613_6780726890280675857_n
Caída de Troya, de Francisco Collantes (1635), Museo del Prado. 

14117706_659393510894560_4231331524220326670_n

ENEAS con su familia, huyendo de Troya , cargando con su padre Anquises
Eneas, fue uno de los más distinguidos guerreros troyanos, cuyo valor se equipara al gran héroe troyano, Héctor, hijo del rey Príamo, cuya muerte, inclinará la balanza hacia el lado griego
Eneas, se mantuvo firme en su puesto, hasta el último de los días de la ciudad, en el que los griegos, consiguieron penetrar al recinto amurallado, devastando todo a su paso. Como muchos otros troyanos, al ver que la situación estaba perdida, escapó junto a su familia a los campos cercanos de Troya y mas tarde a Italia.
Imagen relacionada
La relación familiar de Eneas con los origenes de Roma a través de sus fundadores Rómulo y Remo, justifica que la historia narrada por el genial Virgilio en la Eneida, fuera creada para glorificar la figura del más grande dirigente de Roma: Octavio Augusto



14079701_659394560894455_5045570930766447629_n
TROYA
Troas-es.svg

 La colina está situada al borde del mar Egeo. Hisarlik es el nombre de una de las muchas civilizaciones (pequeñas civilizaciones) que existieron en la zona, pues se cree que hubo asentamientos humanos hace más de 8.000 años (6.000 a. C.) Incluso hay quien cree que hubo asentamientos mucho antes. El lugar se ve que gustó a sus moradores y a los que iban viniendo detrás.

Cada vez que la ciudad desapareció, por las causas que fueren, hubo quien la volvió a construir, pero no aprovechando sus ruinas, sino tapándola de tierra y construyendo encima. Y lo más curioso es que esta tediosa tarea se llevó a cabo hasta nueve veces.

La única explicación es que las ciudades fueran destruidas de tal manera que nada quedaba en pie para que fuera aprovechable; que fuera menos costoso empezar de nuevo antes que aprovechar sus ruinas. Y ya de paso se elevaba el terreno para que su defensa fuera más eficiente.  Quizás una de las preguntas que más frecuentemente se hicieran los arqueólogos fuera, ¿cuál de las diez ciudades descubiertas fue la verdadera Troya?

14115668_659395087561069_7512984535585769006_o

Imagen de 1835 donde figura, en primer plano, el río Escamandro; en el centro, el pueblo de Bunarbaschi y tras él, la colina donde Lechevalier creía que estaban las ruinas de Troya.
En el contexto de las guerras napoleónicas surgió una extraordinaria rivalidad entre Francia e Inglaterra que contribuyó tanto al saqueo como al estudio de muchas de las ruinas situadas en las fronteras de sus imperios o en países limítrofes en horas bajas. El Louvre y el British deben buena parte de sus impresionantes colecciones a este proceso conjunto de rapiña y amor al arte.


13908915_659394637561114_7927162723506032051_o

Recreación Troya

Heinrich Schliemann, el millonario alemán (1822-1890) dedicó los últimos veinte años de su vida “a su obsesión, a su sueño infantil”: hallar las ruinas de Troya y demostrar la verdad del relato de Homero. La historia de este personaje está teñida de aventuras, ambición, entusiasmo e imprudencia. De sí mismo dijo: “Mi peor defecto, ser un fanfarrón y un farolero… pero me proporcionó innumerables ventajas”.

14117853_659395140894397_2309430935298083538_n

HEINRICH SCHLIEMANN Y SU ESPOSA SOPHIA

En 1871,  Schliemann excavó la colina de Hisarlik (por indicación del también arqueólogo Frank Calbert en busca de la mítica ciudad de Troya. El yacimiento escondía nueve ciudades construidas una sobre otra, así que este millonario prusiano utilizó, para excavar más rápido, una sustancia que Alfred Nobel había descubierto cuatro años antes: dinamita!..(expeditiva manera de excavar un yacimiento)
Se enamoró de una bellísima griega llamada Sofía Engastromenos, con la que contrajo matrimonio en 1869, (se llevaban mas de 30 años).
 

  Imagen relacionada

FRANK CALVERT
El primero que dirigió excavaciones en la zona de la colina de Hisarlik fue el ingeniero John Brunton, en 1856, pero el lugar exacto donde las realizó no está claro. Algunos años después, en 1865, Frank Calvert emprendió excavaciones en las que halló restos del templo de Atenea, de muros y algunos otros fragmentos de cerámica pero tuvo que abandonar los trabajos. Cuando el alemán Heinrich Schliemann visitó casualmente a Calvert durante un breve viaje que había hecho a Tróade en 1868, se convenció de que la ubicación de Troya estaba en esa colina. Por ello, a partir de 1870 el alemán inició allí las excavaciones a gran escala
Schliemann ingrato, robó las ideas de Calvert, explotó su conocimiento y asesoramiento, y, finalmente, le robó la gloria a Calvert, en parte por calumniarlo y denigrar su trabajo.
El arqueólogo, terminó por irse del lugar, decepcionado.


14086272_659395067561071_6211689992801574056_o
Ilustración del alemán Heinrich Schliemann dibujando en las ruinas de Troya
Entre 1871 y 1873 se consiguió identificar cuatro “estratos” o ciudades diferentes. La atribución de uno de ellos a la ciudad de Troya homérica no causó más que nuevas controversias porque, a pesar de que en los restos se encontraban claras señales de un posible asalto bélico, el recinto era demasiado diminuto

inframundo LOS HITITAS Y SU POSIBLE RELACIÓN CON TROYA

Hatti fue un reino de la Antigüedad situado en Anatolia Central que se desarrolló entre los siglos XVII y XII a. C. y cuya capital fue Hattusa.se consideró la «tercera» potencia en Oriente Próximo, junto con Babilonia y Egipto.
En las derruidas puertas de Hattusa se encontraban relieves con figuras de tamaño natural. A estas figuras de basalto negro y dureza similar al hierro les debemos en gran parte el conocimiento acerca de los reyes y de los guerreros hititas más notables.
Wilusa (también en las formas Wilussa o Wilusija) es un topónimo que aparece en algunos documentos hititas encontrados. Varios historiadores identificaron este término con uno de los nombres con que la ciudad de Troya aparece mencionada en la Ilíada: Ilios.Sin embargo esta hipótesis se ha puesto en duda puesto que los indicios que lo sostienen son muy débiles

13975331_659394714227773_3954206548132948462_o

14054920_659394477561130_7515130514801884380_n

LOS ESTRATOS DE “TROYA”
Schliemann con su ejército de obreros excavó grandes trincheras, extrajo toneladas de tierra y se llevó por delante parte de las murallas que buscaba. Sin embargo, fijó la clave del yacimiento: Hisarlik era una sucesión de estratos -el más antiguo, del 3.000 a.C.-, fruto de una costumbre de la zona, la constante reedificación, y de sus siguientes colonizadores. Uno de esos estratos fue el escenario de lo que se convirtió en el célebre relato.
 

14183781_659394934227751_5217541795819724378_n
El arqueólogo dedujo que, en medio de la colina, debía de levantarse el templo, y a su alrededor, con sus cimientos bien clavados en tierra, la muralla de los dioses. Empezó a excavar en la colina y halló resistencia de muros que le parecían insignificantes; y, en efecto, venció tal resistencia derribándolos. Halló armas, utensilios domésticos, joyas y vasos, testimonio irrefutable de que allí había existido una rica ciudad 
14188105_659394447561133_6648373697252061947_o

Excavación donde se aprecian los estratos aparecidos en Hisarlik 

14102865_659395224227722_3061337137330514183_o
Ágora de Troya
Los restos de los edificios cerca del ágora de Troya-posiblemente la ciudad de Príamo de la Iliada
El yacimiento arqueológico se llama Hisarlik, provincia de Çanakkale, y tiene varias ciudades de Troya superpuestas, como resultado de sucesivas destrucciones y reconstrucciones a lo largo de los siglos. El nombre de esta zona se traduce como ‘lugar de fortalezas’.
 

14117886_659395310894380_3849077960294231496_n

Vista desde la colina de Hisarlik hacia la llanura de Ilión y el mar Egeo.
El mar se encuentra actualmente a unos 6 Km, pero en el S.XIII aC, estaría mucho mas cerca, como se indica en la Iliada… Ello es debido a que se han ido depositando sedimentos en lo que antes era un brazo de mar.


14117770_659395357561042_7662038883648585590_n

Las llamadas murallas de Troya
Schliemann excavaba y buscaba. Y en la penúltima y antepenúltima capas halló huellas de incendio, ruinas de fortificaciones poderosas y restos de una puerta gigantesca. Entonces estuvo seguro: aquellas fortificaciones eran las que rodeaban el palacio de Príamo, y aquélla era la famosa puerta Escea. Y fue hallando tesoros, tesoros, desde el punto de vista científico. Por lo que remitía a su casa y lo que daba a los expertos para su valoración.

14064190_659396120894299_1956642718568610585_n

HALLAZGO DEL TESORO DE PRÍAMO 

Era en las primeras horas de un día caluroso. Schliemann, como de costumbre, inspeccionaba con su esposa las excavaciones, convencido de que ya no hallaría nada importante, mas a pesar de todo siguió los trabajos, lleno de atención. Había llegado a unos veintiocho metros de aquellos muros que Schliemann atribuía al palacio de Príamo, cuando su mirada se fijó repentinamente en un punto que animó de tal modo su fantasía que se vio inmediatamente impulsado a mandar a casa a los obreros, inmediatamente…. 

14117835_659395490894362_4050644522497729377_n
Fotografía del Tesoro de Príamo hallado en Troya II

Los obreros se alejaron. —¡Aprisa! Vete en busca de tu pañuelo encarnado —gritó Schliemann mientras saltaba a la fosa y con un cuchillo escarbaba como un loco.
Con la mayor presteza, separó el tesoro con un cuchillo, cosa que no era fácil sin gran esfuerzo y mayor peligro de la vida, ya que la gran muralla de la fortificación bajo la cual tenía que cavar amenazaba enterrarle a cada momento. «Pero a la vista de tantos objetos, cada uno de los cuales tenía un valor inmenso, me volvía audaz y no pensé en peligro alguno»,

14068151_659395434227701_5816390268669729237_n

Collar del Tesoro de Priamo (copia) (Neues Museum, Berlin)
Su mujer tendió el pañuelo, y éste se fue cubriendo de tesoros de valor incalculable. ¡El tesoro de Príamo! ¡El dorado tesoro de uno de los reyes más poderosos de los tiempos más remotos, amasado con sangre y lágrimas; las joyas de personas semejantes a los dioses, un tesoro enterrado durante tres mil años y sacado a la luz de un nuevo día bajo las murallas de siete reinos olvidados! Schliemann no dudó ni un instante de que había hallado el tesoro.

14079811_659395690894342_8872775157239816474_n

Los esposos ocultaron aquellas riquezas en una choza, cual si fuesen ladrones. Y luego, llegó el momento en que sobre una mesa de tosca madera se derramó aquel tesoro. Había diademas y brazaletes, cadenas, broches y botones, fíbulas, serpientes e hilos.
Esta información proporcionada por Schliemann en sus escritos, se ha sabido despues que es falsa: Sophia no estaba con él en ese momento, porque habia muerto su padre y tuvo que ausentarse. En realidad formaba parte del montaje que se hizo a si mismo y para convencer y deslumbrar al publico para adquirir el prestígio, que siempre buscó.


14055023_659395720894339_7473716672655318959_n

El Tesoro de Príamo está constituido por numerosos objetos de metales preciosos que el arqueólogo Heinrich Schliemann afirmó haber encontrado el 31 de mayo de 1873 a una profundidad de 8 metros y medio en el sitio de la antigua Troya.

 14117930_659395814227663_7167795412873540070_n

A continuación, Schliemann, el soñador, toma unos zarcillos y un collar y se los pone a su joven esposa. ¡Joyas de tres mil años para aquella mujer griega que no pasa de los veinte! Hechizado, la contempla. —¡Helena! —murmura
(la foto se hizo por un fotografo, dias despues del hallazgo, una vez reunido con su esposa)


14040140_659395977560980_3684352879880249793_n

  El hallazgo se conoce científicamente como Tesoro A y Schliemann atribuyó las piezas halladas al rey Príamo de Troya. Hoy se piensa que esta atribución fue el resultado del entusiasmo de Schliemann por encontrar los sitios y objetos mencionados por Homero.

14055045_659396147560963_5544410559976684159_n

Detalle de un pendiente del tesoro (copia en el Museo de Berlín)

 14114911_659395974227647_5730132408519452875_o

Copias expuestas en el Museo de Berlín

En la época, el análisis estratigráfico de Troya aún no había cristalizado, y fue hecho posteriormente por el arqueólogo Carl William Blegen. La capa, en la que el tesoro de Príamo fue supuestamente encontrado fue la de Troya II, mientras que Príamo, según la tradición, habría sido habitante de Troya VI o VII, que fueron ocupadas cientos de años después.

 14114939_659396034227641_784621514170455231_o

Copia de un brazalete del tesoro de Príamo, encontrado por Schliemann en el supuesto sitio de la antigua Troya. Los originales permanecen en Moscú, en el Museo Pushkin

 14095900_659395877560990_9144212651420833760_n

Los primeros objetos de oro y plata que aparecieron estaban dentro de un recipiente de cobre: «Copas de oro de una libra de peso, grandes jarros de plata, diademas de oro, pulseras, cadenas para el cuello formadas por miles de laminillas de oro pacientemente engarzadas…»

14063910_659395580894353_3856160142142393319_n

En junio de 1873 Schliemann suspendió los trabajos y regresó a Atenas con el tesoro de Príamo, dispuesto a publicar sus hallazgos. Al año siguiente emprendió la excavación de Micenas mientras el Gobierno turco le demandaba por robo. Tras año y medio de proceso, fue condenado a pagar 10.000 francos. El multimillonario accedió a abonar la mitad. A pesar de la mala relación con las autoridades turcas, regresó al país en 1875 con intención de seguir excavando. Consiguió los permisos, pero tuvo que trabajar vigilado

 14141909_659396244227620_4398032963441843269_n

Jarrones de plata en el Museo de Berlín
Schliemann siguió publicando sus hallazgos (“Troya y sus ruinas”, 1875; “Micenas”, 1878; “Tirinto”, 1886.) que fueron cuestionados por algunos académicos, lo que le llevó a protagonizar varias polémicas, a veces sobre el terreno. Se llegó a decir que había montado el tesoro de Príamo a través del tráfico de antigüedades y que había falsificado los hallazgos de Micenas.

 14115058_659395634227681_671004917321982806_o

Actualmente se sabe que aquel fabuloso tesoro, aquellas joyas no fueron precisamente del rey Príamo evocado por Homero, sino de algún rey mil años más antiguo, lo que no disminuye el mérito de Schliemann. Burlando al gobierno turco, que quería incautarse de aquellas riquezas halladas en su territorio, Schliemann las puso a buen recaudo en Grecia, y de allí las remitió la Museo de Berlín, indemnizando, en cambio, a la Sublime Puerta con su fortuna.

 14086206_659395074227737_5472844537757508851_o

Lo más terrible fue que en 1940, durante la segunda Guerra mundial, un bombardeo dispersó en parte el tesoro de Schliemann, desapareciendo muchísimos de aquellos únicos e insustituibles objetos de arte. La toma de Berlín por los soviéticos propició la desaparición del tesoro de Príamo que, posteriormente apareció en los fondos del Museo de Pushkin en Moscú, donde fue llevado como botín de guerra.

14068357_659396070894304_4736234008017926582_o

El tesoro, una de las colecciones artísticas objeto de litigio entre Moscú y Bonn, ha estado oculto, durante más de cincuenta años, entre los fondos artísticos que Rusia considera como una compensación parcial por los daños sufridos por su propio patrimonio cultural durante la ocupación nazi.
Se cuestionó su autenticidad, se cuestionó su titularidad, se cuestionó su desaparición, y como en un círculo, vuelve a cuestionarse a quien pertenece: A Berlín, Rusia, Turquía o Grecia

MICENAS

https://www.youtube.com/watch?v=EYBRLcJKeaU

 14079770_659396317560946_6897070214526983734_n

Recipientes y figurillas de cerámica encontradas en las excavaciones por Schleimann y que tras reconocer su error en la datación del tesoro, trató de comparar con restos encontrados en Micenas de la misma época, por lo que se fué para allá, empeñado en justificar su hallazgo ante las autoridades académicas alemanas.


 14039926_659502290883682_2929982697868170949_n

MICENAS PUERTA DE LOS LEONES

En 1876 empezó las excavaciones, junto con el arqueólogo, Dörpfeld con el libro de Pausanias en la mano. Según el escritor griego las tumbas de Agamenón y de sus fieles se encontraban dentro de la murallas y las de los traidores Clitemnestra y Egisto fuera. Así que con esas pocas indicaciones empezó a excavar en el interior del recinto fortificado junto a la puerta monumental e inmediatamente encontró lápidas esculpidas (estelas).

  

14117799_659502354217009_7832622978354593224_n

MICENAS: EL TESORO DE ATREO
En breve tiempo desenterró un espacio circular rodeado por una doble hilera de losas verticales donde encontró una serie de tumbas, el Circulo A. Los esqueletos encontrados yacían con sus ajuares: máscaras de oro tapaban los rostros de los hombres y diademas del mismo metal se ceñían a las sienes de las mujeres. Schliemann en compañía de su esposa registraron cuidadosamente miles de objetos contenidos en esas tumbas que la arqueología posterior probó pertenecían al siglo XVI a. C., cuatrocientos años antes del relato de Homero

 14089188_659396174227627_6693462134965347094_n

La mal llamada máscara de Agamenón: Descubierta por Heinrich Schliemann en 1876 en Micenas. Se desconoce su identidad

troya

CONCLUSIONES FINALES SOBRE TROYA

En 1882 convenció a Dörpfeld para que se uniera a su aventura, consiguiendo con ello que sus trabajos no fueran los del buscador de tesoros sino los de un verdadero arqueólogo. 

Finalmente, el arqueólogo estadounidense Carl Blegen, rechazó la tesis de Dörpfeld de la Troya VI como fase de la Iliada, probablemente destruida por un terremoto y no por un incendio, por ello, Blegen se decidió por la fase de asentamiento de Troya VII, que data de 1.250-1.000 a.C. donde existe un amplio estrato de cenizas y restos carbonizados, entre los vestigios hallados en este estrato figuran restos de esqueletos, armas, depósitos de guijarros, etc.Éste le ayudó a reinterpretar la estratigrafía de Troya (ahora es cuando se conoce que las ciudades eran siete y no cuatro), continuar las excavaciones de Micenas y Orcomenos y a excavar la ciudadela de Tirinto, no muy lejos de Micenas. Schliemann murio en 1890. Wilhelm Dörpfeld continuó su trabajo

Resultado de imagen de GRECIA

RESUMEN

Debemos a Heinrich Schliemann la ruptura del paradigma vigente en el siglo XIX respecto a la historicidad del relato homérico. Este peculiar aficionado a la arqueología logró, Ilíada en mano, desenterrar los restos de la mítica Troya ante el pasmo de muchos ortodoxos académicos. El interés por el redescubrimiento del pasado de Grecia se vio claramente aumentado en el siglo XIX tanto por causas políticas (nacionalismo frente a la hegemonía turca) como al avance de las técnicas arqueológicas

  

  FUENTES:

 Documentales : https://www.youtube.com/watch?v=y1ZleJsgXk0

 https://www.youtube.com/watch?v=jigqJnvvTDY 

http://www.diariosur.es/v/20101016/cultura/millonario-encontro-troya-20101016.html 

https://oldcivilizations.wordpress.com/2012/01/25/heinrich-schliemann-el-descubridor-de-troya/ 

https://ociointeligenteparavivirmejor.blogspot.com.es/2014/05/opinion-personal-12-la-troya-de-homero.html

Bibliografía:

“La guerra de Troya” Peter Graves

“La Iliada” de Homero, Brontes, 2009

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s