Sorolla y el mar

Fué en 1894, en su segundo viaje a París, cuando Sorolla se convirtió en “Luminismo” que se caracterizaría en su obra a partir de entonces. Comenzó a pintar al aire libre, dominando con maestría la luz y combinando con escenas cotidianas y paisajísticas de la vida mediterránea.

Pasar horas y días a la orilla del mar observando con intensidad para plasmar en sus cuadros de forma libre, sin prejuicios y tratando de captar con la máxima fidelidad de imagen viva y cambiante. Sus obras muestran el mar en sus más variados estados y colores, con los juegos que producen la interacción del agua, la luz y el aire en las distintas horas, estaciones y localizaciones geográficas.

Sorolla no planificaba sus cuadros excesivamente, prefería ir componiendos mientras pintaba. En el estudio Sorolla usamos una paleta del tamaño de un piano y unos pinceles de un metro de largo para poder ver bien mientras pintaba. La pincelada es rápida y suelta.

Uno de los grandes tópicos acerca de la pintura de Sorolla es intentar aglutinar en la idea de pintar en la playa tanto las representaciones de los bañistas como los pescadores , cuando realmente se trata de dos vertientes de una pintura completamente diferente, aunque tanto unas como otras otras Se desarrolla la mayoritariamente en la playa de la malvarrosa.

 13102730_602914576542454_6571395643009522016_n

 Autorretrato de Joaquín Sorolla y Bastida (Valencia, 27 de febrero de 1863-Cercedilla, provincia de Madrid, 10 de agosto de 1923)

 Artista prolífico, dejó más de 2200 obras catalogadas. Su obra madura ha sido etiquetada como impresionista, postimpresionista y luminista

No empezó a pintar en la playa de Valencia hasta 1893 aproximadamente, realizando exclusivamente pinturas de pescadores, que viene a recoger el testigo por una parte de la pintura costumbrista valenciana  y por otra parte, de las de realismo social

Es en estos momentos en los que está empezando a definirse como maestro, cuando Sorolla empieza a interesarse por el mundo de la pesca, y qué mejor lugar que el Cabañal

   “Constructores de barcos”, Joaquín Sorolla (1894) Museo de Bellas Artes de Asturias, Oviedo

En primer lugar encontramos a los constructores de barcos, que fabricaban embarcaciones de pequeño calado, las cuales solían lanzarse a la pesca por parejas para tender las redes entre ellas y así poder sacar un mejor botín del mar, en lo que se llamaba la pesca del bou (referido a la forma de las redes al subir lo pescado, no a los bueyes). Estas embarcacaciones se construían en los astilleros muy cercanos al Cabañal.

  “Bendiciendo la barca”, Joaquín Sorolla (1895) Museo de Bellas Artes de Asturias (Colección Masaveu), Oviedo

Tras tener la barca construida, ya en la playa acudía un cura junto con el sacristán para realizar el bautismo de la barca, que servía para que esta no naufragase.

 “En la playa de Valencia”, Joaquín Sorolla (1910) Colección particular

Era en ese momento cuando los bueyes sacaban la barca junto con las otras que fueran a salir de pesca a las orillas de la playa para poder comenzar la jornada, que solía empezar pronto por la mañana

“Y aún dicen que el pescado es caro” 

Es una pintura realizada por el artista  en el año 1894. Se encuentra expuesta en el Museo del Prado, Madrid

En el interior de un barco dos pescadores de edad avanzada con semblante serio y preocupado atienden a otro más joven tendido en el suelo tras sufrir un accidente. Del torso de éste pende una medalla protectora contra los infortunios de la mar como el que acaba de sucederle. Alrededor de los personajes se observan diversos aperos de pesca e incluso algunos peces capturados.

“La comida en la barca”  1898  Real Academia de Bellas Artes de San Fernando  Madrid

En sintonía con “Aun dicen que el pescado es caro” pintó Sorolla este lienzo. El maestro exalta el trabajo de las clases populares valencianas, especialmente la dura labor de los pescadores, aunque están captados en uno de los pocos momentos de reposo en su faena: cuando comen en la barca.

13116159_602905539876691_5883804418204399578_o

 Triste herencia (1900)

Dentro de la temática social, que tanto apreciaba, esta obra supuso el reconocimiento internacional de Sorolla. La pintura trata sobre unos niños minusválidos y enfermos de poliomielitis bañándose en el mar en Valencia, ayudados por un sacerdote del hospital de San Juan de Dios.

El cuadro fue muy aplaudido entre distintos sectores de la sociedad española y en el extranjero, pero criticado por representar una amarga realidad social y no difundir una imagen positiva de la marca España.

La obra recibió el Gran Prix de París (Exposición Universal) en 1900, y la Medalla de Honor en 1901 en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid.

13123032_602905429876702_329829618717031177_o

 “El Baño del Caballo” de Joaquín Sorolla y Bastida. 

La obra muestra a un Joven sacando a su animal del mar después de lavarlo.

Las figuras de Sorolla son monumentales, son las verdaderas protagonistas de los cuadros. Entre los primeros paisajistas, e incluso entre algunos impresionistas, las figuras son algo secundario, ya que lo principal es el paisaje, la ambientación. En cambio, en los cuadros de Sorolla, a pesar de su maestría en la representación del paisaje, lo principal son los seres humanos y sus historias y entre ellos unos protagonistas muy especiales: Los niños.

Una característica de la pintura de Sorolla y de la pintura de finales del siglo XIX en general: hay un mayor interés por representar a mujeres y niños que por representar a hombres adultos. Tal vez porque las escenas que muestran a mujeres y niños reflejan mayor intimismo y también mayor alegría.

13087574_602914563209122_3309714521638064198_n

” Idilio en el Mar” 

Pintado por Joaquín Sorolla. La obra muestra una pareja de niños jugando en la playa de Valencia de principios del siglo XX.

Sorolla y la luz: 

Siempre se ha dicho que Sorolla es un maestro de la luz, pero ¿cómo hace para que sus cuadros sean tan luminosos? Puedes empezar por fijarte en dos pequeños detalles: cómo pinta las partes más iluminadas y cómo pinta las sombras. Para las partes más iluminadas utiliza reflejos de la luz muy blancos, en vez de la suave gradación de la luz que usaban pintores anteriores.

13086821_602905813209997_5668996750803051022_o

Sorolla utiliza unos toques de pintura blancos, por ejemplo en las piernas del niño y en los brazos de la hermana, que incrementan la intensidad de la luz. 

13077007_602905479876697_3194079407973614221_n

En cuanto a las sombras, Sorolla no suele usar el color negro para las sombras, sino que prefiere utilizar tonos azules e incluso verdosos, amarillentos o anaranjados. De este modo, hasta las sombras resultan luminosas.

13096283_602905463210032_6490570549228509896_n

Los colores de Sorolla: 

Sorolla representa muchas veces a figuras vestidas de blanco a orillas del mar, por lo que los colores que predominan en sus obras deberían ser muy fríos (azules y blancos). Sin embargo, las obras de Sorolla no transmiten sensación de frialdad, sobre todo porque su mar no es solamente azul: tiene reflejos violetas, amarillentos y verdosos, colores más cálidos, cuyo brillo se refleja en las vestimentas de las figuras. Y en aquellas obras que permiten una mayor riqueza cromática

13119762_602905586543353_6613257245099965482_o

“Chicos nadando”, Jávea. Museo Sorolla

Aqui las figuras, apenas estan esbozadas…

La pincelada de Sorolla: 

La pintura de Sorolla cambia en las distintas etapas de su vida. Sin embargo, como rasgo general se puede ver que quita importancia al dibujo (a pesar de que era muy buen dibujante) y sin embargo se apoyaba en el color, cuya aplicación variaba: grandes pinceladas horizontales en el mar, pinceladas más difusas en el cielo y en las figuras.

13092043_602905409876704_4873636391875258341_n

 “El Balandrito”, obra de Joaquín Sorolla. Muestra a un niño jugando con un velero de juguete en el mar.

13072866_602905476543364_8976651737457652252_o

El movimiento

“Niños corriendo por la playa”, 1908, Museo de Bellas Artes de Asturias.

Bellísimo oleo, que refleja con gran realismo la sensación de movimiento de los niños.

  13133158_602905596543352_5099518644153930423_n

“Niños nadando” 

En esta obra de Sorolla podemos ver presente el movimiento, aunque este, siempre sea una ilusión óptica.

13119889_602905876543324_4397826886197756562_o

 “Niños en la playa”,1910. Museo del Prado.

 Las escenas de playas levantinas y los efectos impresionistas de luz reverberante, son características del arte de Sorolla.La serie de cuadros con motivos de niños en el agua culmina con esta obra, en la que los desnudos de los muchachos se imponen en la composición en mayor medida que en otra pintura del artista. Aunque está firmada en 1910 y, por ello, esa cronología se ha seguido de modo casi unánime, el artista debió de pintar la obra durante el verano de 1909.

Sorolla crea las figuras a base de manchas de color que van tomando forma. Curiosamente, el resultado es que las figuras de Sorolla dan incluso mayor sensación de volumen y tridimensionalidad que las de otros pintores.

LUMINISMO

Un apunte sobre este término de utilización problemática, que se aplica a varios estilos pictóricos, muy diferentes entre sí.

Es una tendencia pictórica  empleada en distintas etapas de la historia de la pintura  que valoriza los efectos de la luz sobre lo representado.

 “Boston Harbour” de Fitz Hugh Lane (1864).USA

El estilo nació en los Estado Unidos de América y se llegó a desarrollar entre 1860 y 1870, posteriormente se propagó a Europa donde se solapó con el impresionismo.

Emile Claus (1849-1924) Bélgica

Más tarde el estilo se desarrolla en otros países, destaca especialmente en Bélgica, por su claridad y proyección; de forma tardía (después del impresionismo), pero no menos pulcra, aparece en Holanda y España.

Con el nombre de Luminismo valenciano, se conoce a un grupo de pintores del levante español que tiene como la característica común la de tratar de captar y representar la luz del mediterraneo. Entre ellos destaca Joaquin Sorolla (1863 1923) que se convirtió en la principal figura de este estilo realista luminista. A esta forma de pintar se suman Pinazo (1846 1916), José Navarro Llorens (1887 1923), Dario Regoyos (1875 1951), que pronto recibió el nombre de “sorollismo”. 

Resultado de imagen de museo sorolla madrid

EL MUSEO SOROLLA

En 1905, el pintor adquiere un solar en el Paseo del Obelisco de Madrid (luego calle del General Martínez Campos)

 En 1909, encarga el proyecto al arquitecto Enrique María de Repullés y Vargas. Poco después compra un segundo solar contiguo que le permitiría ampliar la zona construida e incorporar tres jardines a la vivienda. Sorolla inaugurará en 1911 su nuevo hogar en Madrid, tras pasar por diversos estudios y domicilios en la ciudad. Actualmente esta casa y sus jardines, constituyen La Casa-Museo de Sorolla, visitable por el público

 En 1920 mientras pintaba en el jardín de su casa uno de los muchos tediosos retratos a los que se comprometía sufrió una hemipléjia que mermó sus facultades físicas, impidiéndole seguir pintando. Murió tres años después en su residencia veraniega de Cercedilla el 10 de agosto de 1923.

Fuentes:

 http://escueladehumanidades.unir.net/5-cosas-para-fijarte-ante-un-cuadro-de-sorolla/ 

 http://museosorolla.mcu.es/historia.htm https://es.wikipedia.org/wiki/Joaqu%C3%ADn_Sorolla 

https://www.museodelprado.es/aprende/enciclopedia/voz/sorolla-y-bastida-joaquin/cd8aad63-b518-4278-914c-2aa033df0f24

https://www.facebook.com/groups/622150124616782/permalink/778906912274435/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s