Dos tapices románicos

El tapiz es uno de los objetos más antiguos que puede considerarse mueble decorativo. De él se hacía uso para cubrir vanos, paredes y suelos, para abrigarlos en tiempo frío.
Lo más probable es que los primitivos tapices fueran simplemente paños gruesos colgados de las paredes (como cortinajes) o extendidos en el suelo (como alfombras). Con el tiempo, fueron incorporando decoración y materiales caros (oro, plata, seda), convirtiéndose en objetos suntuarios y en auténticas obras de arte.
Las colgaduras bordadas despertaron muy pronto la codicia de las iglesias y edificios románicos más opulentos. La mayoría de estas colgaduras se han perdido debido al deterioro de los materiales con los que fueron realizadas pero los ejemplos conservados nos remiten a un mundo delicado, más cercano a la miniatura que a la pintura mural.
 Dentro del trabajo textil del siglo XI, el ejemplo mejor conocido es el tapiz de Bayeux. Otra pieza importante es El Tapiz de la Creación en Gerona, realizado en punto de cadeneta con lanas de colores sobre un tejido de lino. Los atuendos eclesiásticos y las cortinas del altar son también ejemplos conservados de telas románicas. Los tejidos más apreciados en Europa central no fueron los producidos por artesanos locales, sino los importados del Imperio bizantino, la España musulmana  y el Oriente Próximo.
Vamos a ver dos de ellos:


EL TAPIZ DE LA CREACIÓN


 El Tapiz de la Creación. 

Es la pieza capital y más conocida de la Catedral de Girona. Se le denomina “de la Creación” por el tema de la parte que se conserva y que podemos visitar en el museo.
Se trata de un paño de 4,70 x 3,65 metros que, podría haber tenido unas dimensiones originales de el doble de lo que queda. 
El origen del tapiz es incierto, no se sabe cuando apareció en la catedral, siendo, la primera alusión escrita del mismo del siglo XVI, por motivo de una visita del Emperador Carlos V, en la cual se narra que le gustó tanto la pieza, que volvió a la catedral solo para contemplarla. 
 Tampoco se sabe seguro su finalidad, unos piensan que era un baldaquino del altar mayor, otros que lo usaban para decorar alguna parte del templo en fiestas señaladas, incluso hay quien opina que se usó como alfombra para un importante concilio que se celebró en la catedral a finales del siglo XI.

Aunque se le llame tapiz, en realidad no lo es, se trata de una pieza de sarga de lino bordada con hilos de lana de colores con una técnica llamada “pintura a la aguja” o “punto de figura”, un tipo de bordado en punto de cordoncillo, aparecido en la Edad Media, con el que los hilos resiguen la silueta de la figura diseñada, o la llenan completamente, dándole la apariencia de un tapiz. Se data entre el siglo XI y la primera mitad del XII y el taller de donde salió no se sabe, tal vez del sur de Francia o tal vez en la misma zona de Girona.
Hay quien opina que es posible que el Tapiz de la Creación fuera realizado por las monjas benedictinas del monasterio femenino de Sant Daniel (noroeste de Girona) fundado en el siglo XI por Ermesenda de Carcasona (c. 975-1058), condesa consorte de Barcelona, Girona y Osona..
 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es esquema_tapis.jpg
 

Esquema de las partes de que consta el tapiz.

Para entender mejor la iconografía, disposición y significado del tapiz debemos remitirnos a la idea medieval de que Dios era el Gran Creador del Universo, cuyo centro era la Tierra, alrededor de la cual estaban los siete cielos (el aire, el éter, el firmamento -con los cuerpos celestes-, el espacio ígneo, el cielo de los ángeles y el cielo de la Trinidad). También nos remitimos a los manuscritos iluminados que extendieron por toda Europa las imágenes del Génesis bíblico, como el de Viena, proveniente de la Siria del siglo VI, o el Cotton Genesis, de la Alejandría del siglo IV o V. Imágenes de las que bebe el Beato de Liébana.

 

La parte del tapiz que queda actualmente está formada por tres ciclos iconográficos: El Génesis, los Elementos Cósmicos y la leyenda de la Vera Cruz de Santa Elena., todo alrededor de la figura de Cristo Pantocrátor.
La estructura es un círculo central dentro de un rectángulo, que, a su vez, está rodeado por unas franjas.


El centro del tapiz es la figura del Pantocrátor, un hombre joven y sin barba (representación poco habitual).Su rostro no presenta la severidad típica del Pantocrátor sino que su mirada es benigna, probablemente debido a que la representación de sus ojos, celestes con un enorme iris. 
 Se representan tambien los atributos apocalípticos, de clara influencia bizantina,y al fondo, la inscripción litúrgica REX FORTIS (Rey valeroso).
 En su mano izquierda, un libro abierto, con el texto S/CS D/S (Sanctus Deus). Él se encuentra dentro de una rueda, de un círculo, que tiene una inscripción: DIXIT QUOQUE DEUS FIAT LUX ET FACTA EST LUX – “Y Dios habló: ¡Que se haga la luz! Y la luz se hizo” 
A su alrededor hay ocho escenas radiales, formando un círculo, que narran el Génesis, desde la creación del mundo hasta la creación de Eva. Podemos trazar una raya imaginaria horizontal que parta el círculo en dos, a la parte de arriba estarían los primeros días del Génesis 

 
Escenas 2 a 6 

Donde aparecen dos angeles:el de la luz y el de las tinieblas y una paloma con nimbo crucífero en medio: El espíritu de Dios, con forma de paloma y la inscripción Spiritus Dei ferebatur super aquis – El espíritu de Dios sobrevolará las aguas.

 

 

Detalle del Angel de la Luz

 


 A continuación,aparece la creación del firmamento: con la inscripción Fecit Deus firmamentum in medio aquarum – Dios creó el firmamento en medio de las aguas.
Y la separación de las aguas: con la inscripción Fecit Deus firmamentum in medio aquarum – Dios creó el firmamento en medio de las aguas.
 La creación de los animales y el hombre (escenas 7, 8 y 9), están en la parte de abajo

 

 
Adán en el momento de nominar a los animales y Eva saliendo del costado de Adan y acercandose al arbol:Lignus pomiferus 
 En la rueda, la inscripción: † IN PRINCIPIO CREAVIT D(EV)S CELV(M) ET TERRAM.
Adán buscando otro hombre entre los animales del Paraíso y la inscripción Adam non inveniebatur similen sibi – Adán no encuentra a nadie similar a él.

Eva saliendo del costado de Adán y la inscripción Inmisit Dominus soporem in Adam et tulit unam de cosis ejus – Dios dejó dormido profundamente a Adán y tomó una de sus costillas. En el árbol del conocimiento hay la inscripción Lignum pomiferum – Árbol frutal.

Creación de los peces y las aves, con las inscripciones Volatilia a coelis y Cete grandia – Las aves del cielo y grandes ballenas


La transición del círculo central al rectángulo deja cuatro espacios triangulares en los que están bordados los cuatro vientos cardinales, representados como jovenes desnudos imberbes, con alas en la espalda y en los pies, soplando cuernos y cabalgando encima de botas de cuero, que ya se ven representados, en los sarcófagos paleocristianos. 

 Domingo, con un hombre coronado de fuego sobre una cuadriga y con la inscripción Dies Solis –


Uno de los cuatro ríos del Paraíso, con el símbolo de un hombre bañándose y con una ánfora.

 


Alrededor del rectángulo, hay unas franja con diferentes escenas que representan el paso del tiempo: en la parte horizontal superior está el año en el centro, representado por un anciano con barba que lleva debajo del brazo la rueda del tiempo y a su lado las cuatro estaciones, representadas como escenas agrícolas.


Mayo y Junio con sus respectivas labores agrícolas

 

 

En la franja horizontal inferior está el tercer ciclo del tapiz, con la leyenda del encuentro de la Vera Cruz por Santa Elena. Está muy deteriorada. La historia fue muy popular en la Edad Media, y hay una versión en la Leyenda Aurea de Iacobus de la Voragine, escrita en el siglo XIII.  

 

Detalle de la Vera Cruz y Santa Elena: la ciudad de Jerusalen.


EL TAPIZ DE BAYEUX 

 

 

TAPIZ DE LA REINA MATILDE O TAPIZ DE BAYEUX

Anónimos artesanos ingleses (Scriptorium de Canterbury?)
Entre 1077 y 1082
Bordado de lana sobre tela de lino
Musée de la Tapisserie de Bayeux, Bayeux (Normandía)
 

El Tapiz de Bayeux tiene el valor de una excepcional fuente documental sobre el modo de vida y costumbres, la arquitectura militar y civil, las artes bélicas, la navegación y la agricultura  de la sociedad normanda e inglesa de la Edad Media por la profusión de detalladas imágenes

 

Aunque se denomina Tapiz de Bayeux o Tapiz de la reina Matilde, por haberse mantenido en Francia la tradición de que fuera confeccionado personalmente por la esposa de Guillermo el Conquistador y sus sirvientas, estrictamente no responde a la técnica textil del tapiz elaborado manualmente en un telar, sino que está compuesto por 9 fragmentos de lino de diferente longitud —el mayor de 13,75 metros—, unidos mediante un ribeteado, sobre el que se han añadido escenas bordadas que siguen un dibujo ajustado a un plan director para narrar una historia completa, del mismo modo que las secuencias escultóricas colocadas en espiral en la Columna de Trajano de Roma, que puede considerarse como su precedente directo en el afán por plasmar en imágenes una importante gesta bélica.

El tejido de base es un paño fino de lino o lienzo, compuesto por 9 fragmentos de longitud variable, el mayor de 13,75 metros, unidos por ribeteado. El conjunto resultante tiene unas grandes dimensiones que le confieren una parte de su carácter excepcional: 68,8 metros de largo, 50 centímetros de altura media y un peso aproximado de 350 kilos. En la imagen aparecen tres de esos fragmentos
Los bordados sobre el lino crudo están realizados con dos técnicas: una sencilla para los pespuntes que siguen los contornos lineales de las figuras, inscripciones y separación de frisos, y otra más compleja para los rellenos de superficies mediante el punto de couchage (punto Bayeux), utilizándose hilos de lana en cuatro colores básicos —rojo, amarillo, verde y azul—  que llegan a adquirir hasta ocho tonalidades diferentes mediante la aplicación de tintes vegetales como la gualda, la purpurina y el índigo, originando con tan sencillos y sutiles elementos matices en relieve 

 

Esquema de la batalla de Hastings

 
 
El relato comienza en 1064 cuando el anciano rey Eduardo de Inglaterra, sin heredero directo, envía a su cuñado Harold el Sajón a Francia para que ofrezca la corona a su primo designado como sucesor, Guillermo de Normandía. A pesar de jurar fidelidad a Guillermo, Harold se hace con la corona a su regreso a Inglaterra debido a la muerte repentina de Eduardo el 5 de enero de 1066. Guillermo prepara durante varios meses una gran armada y desembarca con su ejército en el Sussex, derrotando y dando muerte finalmente a Harold y sus tropas en los campos de Hastings.
 
 

El rey Eduardo da instrucciones a Harold el Sajón quien parte a caballo.
Harold cabalga acompañado por sus caballeros que portan halcones de cetrería hacia Bosham.

 

La iglesia de Bosham junta al palacio de Harold, donde se celebra un banquete en la planta superior.
Harold embarca con sus hombres hacia Normandía. 

 
La travesía del Canal de la Mancha y desembarco de Harold en la costa norte.

Guy de Ponthieu, y su tropa arrestan a Harold recién desembarcado, como se aprecia por sus pies descalzos en el agua y desarmado
 

Los primeros jinetes galopan hacia el enemigo, mientras que el grueso del ejército permanece unido

 

Curiosa representación del cometa Halley en la escena XXXII del Tapiz de Bayeux. La inscripción en latín dice Isti mirant stella.

Escena de banquete en el Palacio Episcopal con la preparación de las viandas

 
 
A su llegada Guy parlamenta con Harold.
El conde Guy escucha a un emisario del duque Guillermo.
El emisario llega al castillo de Guy mientras un enano mozo de cuadra, Turold, guarda los caballos. 
 
 
 
  • El emisario emprende camino para dar parte de la noticia de la presencia de Harold en el país.
    Guillermo presta atención a los mensajeros en su castillo de Ruán.
 
 

Infantes armados con lanzas, espadas y hachas de combate, las armas con que lucharon los huscarles de Harold en Hastings

Caballería normanda a la carga

Por último apuntar, que dada la longitud del tapiz y la gran cantidad de escenas que contiene, os remito a la página: http://www.catedralesgoticas.es/codice_bayeux.phpe  donde las va describiendo casi todas y así los interesados la pueden consultar, sin cansar al resto de los lectores. 


FUENTES:

 http://domuspucelae.blogspot.com.es/2016/01/visita-virtual-el-tapiz-de-bayeux-una.html

http://www.circulo-romanico.com/foro_club_del_romanico/viewtopic.php?f=2&t=210&view=next


http://www.ricardocosta.com/artigo/el-relato-del-genesis-en-el-tapis-de-la-creacio-siglos-xi-xii-la-transcendencia-en-la

https://sancho70art.wordpress.com/2014/07/27/tapiz-de-la-creacion-de-la-catedral-de-girona/

https://es.wikipedia.org/wiki/Tapiz_rom%C3%A1nico_de_la_Creaci%C3%B3n


http://www.artehistoria.com/v2/obras/9319.htm

5 comentarios sobre “Dos tapices románicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s