Historias y leyendas de las Vírgenes de Madrid

Todos los madrileños conocemos la tríada de Vírgenes que tradicionalmente han sido objeto de la devoción, cuando no de la rivalidad por ensalzarlas por parte de los hijos de la Villa y Corte. Unos se declaran hijos de “La Paloma”, otros fervientes seguidores de la “Virgen de Atocha”, y unos cuantos más entregan su amor filial a “La Almudena”. Es cierto que en esta ciudad, acostumbrada a lo largo de su historia a acoger con los brazos abiertos a los hijos de los cuatro puntos cardinales, no se han producido los enfrentamientos devocionales importantes, que suelen ocurrir en otras ciudades.
Lo que si hemos hecho a lo largo de los siglos es adoptar devociones de otros puntos de España y hacerlas nuestras, al igual que hicimos con las gentes que llegaron de ellas.
En torno a todas estas devociones Marianas, por supuesto siempre hubo una historia que contar a lo largo de generaciones y que explicaban los hechos, milagros y apariciones, casi siempre legendarias, de la Virgen. Curiosamente en muchas de ellas se da el hecho de su “descubrimiento” casi siempre por un pastor o labriego, tras su “ocultación” durante años, para protegerla de las razzias musulmanas y casi siempre acompañaba al suceso algún milagro achacable a la imagen.

Tambien es común a muchas de ellas el “desplazamiento” desde la iglesia o casa donde se guardaba al principio, al sitio donde se entendía que la Virgen quería que estuviera su santuario o ermita definitiva.
Empiezo, pues la relación de las mas conocidas de Madrid y la de algunas, de localidades cercanas de la Comunidad.
Otras son menos populares,siendo conocidas solo en sus barrios y de las que probablemente, los madrileños no tiene idea de su existencia.

Nuestra Señora de Atocha
Real Basílica de Nuestra Señora de Atocha
Es la más antigua patrona de la ciudad, apareciendo ya su culto en época visigoda. Posteriormente, sobre todo en los siglos XVI, XVII y XVIII, fue considerada especial protectora de los reyes de España y patrona de la monarquía.
Cuenta la tradición que allá por el siglo VIII fue alcaide de Madrid el noble caballero Gracián Ramírez, el cual, con su mujer y dos hijas, se retiró a Rivas de Jarama ante la invasión musulmana. Por aquellos tiempos existía una muy antigua ermita en los arrabales de la villa -quizá en la vega madrileña, cerca del río Manzanares, en el lugar denominado Santiago el Verde-, en la que se veneraba una imagen de Nuestra Señora de la que era muy devoto el alcaide madrileño; razón por la cual, aun estando la villa dominada por los musulmanes, hacía Gracián furtivas visitas a la ermita. En una de éstas vio que había desaparecido la imagen y se aprestó a buscarla, ofreciendo levantar una nueva en el mismo lugar en que la encontrara. Al poco tiempo la descubrió en unos atochares, lugares de matrorrales y plantas de esparto, cercanos -donde actualmente está la basílica-, y, reuniendo a sus gentes, se dispuso a cumplir su ofrecimiento.

Basílica de Atocha
 Los moros, sin embargo, advertidos de la obra que se llevaba a cabo, pensaron que los cristianos se estaban fortificando, y cercaron la ermita en construcción.
Gracián Ramírez, consciente de la aplastante superioridad de los sitiadores, y temeroso por el destino que, sin duda, correrían su mujer e hijas, decidió quitarles la vida él mismo, y con su propia espada segó sus cabezas, dejando degolladas a las tres mujeres al pie mismo del altar.
En aquel momento, grandes resplandores y rayos cegaron a los musulmanes, que, sorprendidos por la inesperada y misteriosa ayuda recibida por los cristianos, se retiraron en tropel atropellándose unos a otros. La victoria cristiana fue completa, y todos se aprestaron a dar gracias a Nuestra Señora. Al llegar a la ermita, Gracián vio con asombro a su mujer e hijas arrodilladas frente al altar, sanas y salvas, con unos hilos encarnados en el cuello, en el mismo lugar donde él les había propinado el mortal golpe de espada. Estos hechos, finaliza la leyenda, ocurrieron en el año 720.
 

Virgen de Atocha de José Patiño 1753 y 1781
Estampa donde se conmemora el milagro de la Virgen y se ve a Gracián Ramirez con su mujer e hijas, acompañados de San Isidro y su esposa Santa María de la Cabeza 
 

Virgen de la Paloma
Iglesia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real
La imagen de la Virgen es un cuadro en lugar de la tradicional talla.
 

Iglesia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real
El cuadro se encuentra en el centro de un retablo situado en la Parroquia de la Virgen de la Paloma y de San Pedro el Real, situada en el número 19 de la calle de la Paloma, teniendo también otra entrada por la calle de Toledo.
Altar de la Virgen de la Paloma
Retrocedamos al año 1787. Según cuenta la tradición la pintura, que realmente representa a la Virgen de la Soledad, se encontraba abandonada en un corral donde se almacenaba la leña con la que se trataba de aminorar los efectos del frío invierno madrileño. Un hombre se percató de la presencia del lienzo, y de su mal estado, por lo que optó por regalárselo a unos niños que por allí rondaban y que rápidamente comenzaron a jugar con él.
 

Carroza de la Virgen Isabel Tintero y los niños.

La pintura hubiese quedado en un juego de chicos de no ser por la intervención de Andrea Isabel Tintero, la tía de uno de ellos, quien decidió comprárselo a su sobrino a cambio de unas pocas monedas y optó por restaurarlo, enmarcarlo y colocarlo a la entrada de su casa, ubicada en la Calle de la Paloma. Muy pronto se le comienzan a atribuir cualidades milagrosas a la imagen, su fama y devoción va creciendo de manera incontrolable por el vecindario.
El resultado fué, que a pesar de no ser la Patrona de Madrid, es mas popular y seguramente la gente le tiene mucha mas devoción. La conocida zarzuela de “La verbena de la Paloma” esta ambientada en las fiestas que se celebran en Madrid en el mes de Agosto.

Rescate del cuadro de la Virgen por Isabel Tintero

Catedral de la Almudena

Nuestra Señora de la Almudena   Catedral de la Almudena
Es una advocación mariana de la Virgen María. Es la patrona de la ciudad de Madrid y de la Archidiócesis de Madrid, siendo venerada en la Catedral de Santa María de la Almudena. Su festividad se celebra el 9 de noviembre.

 

Nuestra Señora de la Almudena
Según la tradición, la imagen de Santa María de la Real de la Almudena, que anteriormente había sido denominada como “Santa María la Mayor”, fue encontrada en el año 1085 durante la conquista de la ciudad de Madrid por el rey Alfonso VI de León en uno de los cubos o torreones adosados a la dicha muralla árabe, cerca de la Puerta de la Vega

 

Al conquistar los musulmanes Madrid, hacia el 714, la Imagen de Nuestra Señora fue escondida por los cristianos en un hueco practicado en las murallas de la Villa- ¿Tenía ya murallas la que sería la villa de Madrid?-, en evitación de profanaciones y cumpliendo así el decreto del Arzobispo de Toledo, Ralmundo Jimenez de Rada. En prueba de devoción, ocultaron, junto con la Virgen, dos velas encendidas, tapiando después el hueco con una gruesa pared de cal y canto.

 

Virgen de la Almudena  altar de la Virgen en uno de los brazos del crucero
El nombre de la Virgen, es de claro origen árabe, y tradicionalmente se había considerado que provenía de la palabra “al-mudy” (almudín), que significa “depósito de cereales”; pero arabistas e historiadores especializados coinciden hoy en que el nombre procede de la palabra “al-mudayna”, el antiguo recinto militar amurallado que ocupaba la colina donde hoy se asientan la Catedral y el Palacio Real de Madrid.

 Cristo de la Buena Muerte de Mena  en el presbiterio de la Catedral


Nuestra Señora de la Flor de Lis Catedral de Almudena (Cripta)
Es un fragmento de una pintura mural, visible ahora como obra enmarcada que, según las últimas dataciones, se sitúa en el siglo XIII, es decir, en un período de transición entre el tardorrománico y el gótico. Se trata de uno de los pocos ejemplos de restos pictóricos del románico que hay en la Comunidad de Madrid. Originariamente estaba en la desaparecida Iglesia de Santa María de la Almudena, que fue demolida como parte de los planes urbanísticos del siglo XIX.En su origen formaba parte de la pintura mural que decoraba el ábside de dicho templo, donde se descubrió en 1623 al retirar las tablas de un retablo. En 1638 fue arrancada y trasladada a los pies del templo. Al ser derribado este, en 1868, pasó a la iglesia del Sacramento.
Catedral de la Almudena cripta,
En 1911, fecha en la que fue colocada en la cripta de Nuestra Señora de la Almudena, en el mismo altar que actualmente ocupa.En la pintura, que ha sufrido muchas restauraciones, la Virgen aparece sentada, sosteniendo al niño en su rodilla izquierda, y con una flor de lis en la mano derecha, detalle que fue el origen de su nombre
 
En 1623, en la antigua iglesia de Santa María la Mayor, se decidió trasladar la imagen de Nuestra Señora de la Almudena desde la pequeña capilla en la que se encontraba hasta el altar mayor. Con este motivo, y para acomodarla mejor, fue necesario quitar unos tableros del retablo, y al hacerlo apareció detrás de ellos, pintada al fresco en el muro, una imagen de Nuestra Señora. Tras colocar la imagen de la Almudena, la pintura volvió a quedar oculta detrás del retablo. Unos años después, en 1638, los arquitectos de Felipe IV trasladaron este trozo de muro a los pies de la iglesia, sobre la escalerilla de la puerta, donde comenzó a recibir culto. El primer domingo de agosto de aquel año se le puso el nombre de la Flor de Lis.

Virgen del Puerto
La ermita de la Virgen del Puerto

 Esta situada en el paseo de la Virgen del Puerto (antiguo Paseo Nuevo de la Corte), en las inmediaciones del Palacio Real. Es obra de Pedro de Ribera,fue construida entre 1716 y 1718 por empeño personal de Antonio de Salcedo y Aguirre, primer marqués de Vadillo, por entonces corregidor de Madrid. La ermita resultó completamente destruida en el transcurso de la Guerra Civil durante la defensa de Madrid, junto con la talla de la virgen ubicada en su interior. El edificio existente a comienzos de la primera época del siglo XXI es una reconstrucción realizada en 1945. Durante siglos fue el destino de la romería madrileña en adoración de la imagen de la virgen del Puerto que hay en su interior, costumbre que dio lugar a la verbena de la Melonera. 

 
Virgen del Puerto en su retablo

 La talla de la Virgen del Puerto, de la que la de Madrid es copia, se encuentra en un santuario cercano a la ciudad de Plasencia, en el monte municipal de Valcorchero y que se denomina como a la patrona de la ciudad. La talla es de de madera policromada y data del siglo XV, mostrando a la Virgen María y al niño Jesús, quién está en una postura de ser amamantado, por lo que la talla es definida como dentro del orden de las Vírgenes de la Leche o Galactotrofusa.

Virgen de la Novena –
Iglesia de San Sebastián .
Retablo de la Congregación de Actores Españoles de Nuestra Señora de la Novena, y relatábamos así el origen de esta devoción con este texto en nota aparte, a pie de página :
“Cuenta la tradición que en 1624 unos herejes hubieron de dar de puñaladas a una imagen de la Virgen que se hallaba colocada en la calle del León, esquina a la de Santa María. Devotos de esta imagen los cómicos de la Cruz y del Príncipe, la renovaron construyendo en 1662 la capilla que se halla a los pies de la iglesia, en la parte que da a la calle de las Huertas. La devoción de los actores a esta imagen reconoce por causa el milagro que obró con una comedianta, la cual hallándose impedida, ofreció una “novena” a la Virgen y habiéndola cumplido, se encontró al terminar los nueve días tan buena y sana como antes de su enfermedad”
Virgen de la Novena 
 Según la tradición, en una ocasión el cuadro fue llevado al palacio de la condesa de Chinchón, que sufría una enfermedad de la que quedó curada. La condesa se apropió del cuadro y ordenó a un pintor que hiciera una copia exacta, que fue enviada a la iglesia de San Sebastián. Cuando la condesa falleció, el cuadro fue devuelto a la cofradía, que se encontró con dos lienzos iguales.
La imagen se venera hoy en un retablo de la iglesia de San Sebastián, siendo durante mucho tiempo una de las visitadas el Jueves Santo, día en el que acudían más actores de teatro y de cine. Era tradicional que se organizaran mesas petitorias en las que participaban actrices madrileñas.

 

Virgen de las Carboneras
Convento de las Jerónimas del Corpus Christi
Popularmente se le llama “Convento de las Carboneras”, 
 Es un convento perteneciente a la orden de monjas jerónimas que se encuentra ubicado en Madrid, en la zona del denominado Madrid de los Austrias Se encuentra ubicado en la Plazuela del Conde de Miranda y a escasos metros de la Plaza de la Villa
El Convento de las Carboneras fue fundado en 1607 por Beatriz Ramírez de Mendoza, una de las damas de la reina Ana de Austria, que edifico el convento para su hija, que fue la primera madre abadesa del mismo
 

Este convento es conocido también como el de las Carboneras. Dice la leyenda que unos niños encontraron en una pila de carbón un cuadro de la Virgen. Lo extraño fue que el mismo estaba completamente limpio. Se le llamó Virgen de la Carbonera y, en consecuencia, las monjas son las Carboneras. 

Convento de la Carboneras
El Altar de la Virgen de la Paz (cuyo nombre completo es Virgen de las Tribulaciones y de la Paz Interior) se encuentra en la parte posterior izquierda de la Iglesia. Su retablo es barroco en madera dorada, atribuido a Pedro de la Torre o su escuela a mediados del siglo XVII y contiene algunas pinturas atribuidas a Francisco Herrera “El Mozo”. La imagen titular es una talla barroca de madera policromada, en la que la Virgen, sedente, ofrece una manzana al Niño, que la recibe con su derecha, mientras la izquierda la posa en la bola del mundo.
 

Iglesia de las Maravillas
Hay que decir que la primera fundación se hace en 1613 en el Monasterio de San Antón en la calle Hortaleza para carmelitas recoletas, luego fue beaterio que se trasladaría en 1624 a esta zona del N de Madrid, que eran las afueras de la ciudad, pues nos referimos a la época anterior a la creación de la cerca de Felipe IV. Felipe IV lo hizo fundación real en 1646 y fue el arquitecto Alonso Carbonell, el mismo que trabajaba para los sitios reales como el Palacio del Buen Retiro, el que diseñó los planos de la Iglesia y Convento.
 
 

Nuestra Señora de las Maravillas
Según cuentan las crónicas, el culto a la imagen de Nuestra Señora de las Maravillas es muy antiguo, anterior al siglo XVI, aunque su iglesia madrileña, que hoy se conserva en el barrio al que dio nombre, fue construida en los comienzos del siglo XVII.

Virgen de las Maravillas 

En 1646 las monjas pasan a ser carmelitas calzadas, más conocidas como “maravillas” por la imagen del Niño Jesús que se encontraron escondida en el huerto en torno a unas florecillas llamadas así. La Virgen es copia de 1940, la original la quemaron en 1936 y solo se salvo el Niño,que está en el convento de Príncipe de Vergara

A Nuestra Señora de Madrid ya se la veneraba hace siglos. La historia de esta virgen, cuya talla data del siglo XVI, es un tanto “rocambolesca”, aseguraba  su  párroco , José Luis, a Gaceta Local. “Ha sufrido muchos avatarles”, relataba, “fue robada de una ermita”, y de ahí fue llevada a un lugar llamado el Callejón de la Duda, que estaba entre las calle Mayor y Arenal, donde estaba la mancebía de Las soleras.
Sus propietarios utilizaron la imaginación para llamar la atención de posibles clientes: desde una de sus ventanas, aparecía dicha figura de la Virgen, ya sin brazos , manejada por un enano que escondido bajo su manto usaba sus propios brazos para tocar un violín. 

 
Nuestra Señora de Madrid
Allí estaba expuesta en la ventana como si fuera una muñeca.
Sin duda una curiosa forma publicitaria para un prostíbulo que dio sus resultados, puesto que esta curiosa forma de anunciarse llegó a los oídos de la Santa Inquisición
  Pero los conocidos como hermanos Obregón que pedían limosna por las calles se fijaron en su bello rostro y se lo contaron al venerable Bernardino Obregón, que se trasladó hasta este burdel para comprobar que esta bella muñeca en realidad era la Virgen María. La imagen fue depositada en la capilla del hospital General, mandado construir por Felipe II. En este lugar permaneció durante años hasta que en el siglo XVIII se construyó un edificio en el que la virgen siguió presidiendo la capilla. Este antiguo hospital es hoy el centro de arte Reina Sofía.

La historia de esta imagen de Nuestra Señora de Madrid, que rinde vocación a la Virgen de la Candelaria, está muy ligada a los centros hospitalarios. Cuando en 1968 la Diputación Provincial decidió edificar un nuevo hospital, la Ciudad Sanitaria Francisco Franco, que hoy en día es el hospital Gregorio Marañón, la imagen de Nuestra Señora de Madrid se trasladó desde el viejo edificio a este nuevo hospital. En el interior de esta iglesia hay además un admirable Cristo del extremeño Juan de Avalos. Pero la joya de este templo es una imagen antiquísima del siglo XVI.

 La Madonna de Madrid
Es una de las tallas marianas más bellas y, al mismo tiempo, más desconocidas de la ciudad, a pesar de su enorme relevancia histórica y artística.
Estamos ante una de las escasas muestras de escultura medieval que tenemos en la capital y, sin embargo, no puede ser visitada, al estar ubicada en la zona de clausura del nuevo Convento de Santo Domingo, en el número 112 de la Calle de Claudio Coello.

 

La imagen, de unos 50 centímetros de altura, en madera policromada, representa a una Virgen sedente, en trono bajo, con proporciones perfectas en sus facciones, que mantiene sobre su pierna izquierda al Niño Jesús, levemente sostenido con el brazo materno, y alza una flor en su mano derecha. El vestido de la Virgen, con un gran broche circular en el cuello, se cubre con un manto que envuelve al propio Niño y que llega hasta los pies del trono, donde se alternan representaciones de castillos y leones heráldicos.

La Madonna de Madrid se veneraba en el desaparecido Convento de Santo Domingo el Real, el primero de nuestro país regentado por una congregación femenina, según figura en algunas fuentes. Fue construido en 1218, en el solar sobre el que actualmente se extiende la Plaza de Santo Domingo.

 Convento de Santo Domingo en la actualidad en la calle Claudio Coello 112, que guarda a la Madonna de Madrid

Capilla del Cristo de los Dolores de la Venerable Orden Tercera de San Francisco
En ella se venera una imagen de la Virgen de la Valvanera, Patrona de La Rioja

Nuestra Señora de la Valvanera detalle (VOT)


Otra imagen de la Valvanera, muy querida de Madrid se encuentra en la Iglesia de San Ginés en la calle Arenal,atribuida a Alonso de los Rios,
Foto de Ramón Escobar Hervás. 

 

Virgen del Buen Suceso 

Iglesia del Buen Suceso (antigua imagen)
Placa que hay en la fachada  donde estuvo ubicado el templo, en la calle de la Princesa, que en la actualidad pertenece al Hospital del Aire y en el que se encuentra la Virgen.

 

Iglesia del Buen Suceso y el Convento de Ntra. Sra. de las Victorias
A al derecha, en la Puerta del Sol, Casa madre de los Hermanos obregones La casa madre su ubicó en la Puerto del Sol, en un convento qui sirvía como hospital de la corte real,junto a la derribada Iglesia del Buen Suceso, donde estaba la Virgen

Los Hermanos Obregones
Nombre popular con que se conocía a los religiosos enfermeros pertenecientes a la Mínima Congregación de los Hermanos Enfermeros Pobres, fundada en Madrid por Bernardino de Obregón (Las Huelgas, Burgos, 1540–1599 Madrid) en 1567. Fue una Congregación específica de enfermeros y reformador de la Enfermería de su época.
los avatares sufridos por los hermanos obregones, con un final feliz -buen suceso- que determinó el título de esta advocación de Nuestra Señora, dado por el papa Paulo V

 

Virgen del Buen Suceso
Iglesia del Buen Suceso
Se trata de una imagen de vestir, tallada en madera de ciprés. Mide 53 centímetros, los brazos están articulados, y las manos pintadas de color carne, en la izquierda sostiene al Niño, que mide unos once centímetros, y en la derecha un cetro. El camarín en el que se encuentra desde los años 60 es el retablo de bronce construido a finales del siglo XIX para el altar mayor del anterior templo.

 Nuestra Señora del Val
Ermita de la Virgen del Val /Alcalá de Henares, Madrid)

 La ermita de Nuestra Señora de El Val es un pequeño templo católico dedicado a la Virgen de El Val, patrona de Alcalá de Henares. Está situada al final de la avenida homónima. Fue construida para honrar el milagro de la salvación de un pastor de las aguas del río Henares.

 

Virgen del Val
Retablo reproduciendo el púlpito del Paraninfo de la Universidad de Alcalá.

 

Virgen del Val
Según la leyenda, en torno al año 1184 un labrador alcalaíno cayó al río Henares. Al ver que se ahogaba pidió ayuda divina. Entonces se le apareció la Virgen que le rescató de la corriente. Meses más tarde en el mismo lugar donde el pastor se había ahogado apareció una imagen de la Virgen y con el niño Jesús, tallada en alabastro. Cuando el labrador descubrió la estatua fue a llevársela a casa de su amo para proteger a su familia, pero poco después la virgen volvió a la ribera del río. Ante la insistencia de la Virgen de quedar en ese sitio se decidió construir allí mismo una capilla

 

Virgen de la Paz
Ermita de la Virgen de la Paz (Alcobendas)

 El culto data del siglo XI. El origen de su veneración se produjo cuando la aparición de la Virgen a una pastorcilla en un paraje de la entonces aldea de Fuentidueña, hoy situado en El Soto de la Moraleja, en el término municipal de Alcobendas.


Virgen de la Paz
Según esta antiquísima y constante tradición, una imagen de la Virgen fue aparecida o hallada en una higuera por una pastorcilla manca que apacentaba un rebaño de ovejas en Fuentiduña, y aquélla dijo a ésta que fuese al pueblo para dar noticia del hallazgo.
Pero como observase a la pastorcilla turbada, mandóla ir a su casa para que su madre la entregara un pan de los muchos que tenía en un arca, a lo que la pastorcilla replicó que no podría dárselo porque cuando había salido de su casa no lo había, a lo que la Virgen replicó diciéndole:
“Pues yo sé que tu madre tiene un arca llena de pan, y para que creas lo que te digo, tira un canto con la mano que tienes manca”.
La pastorcilla fue y quedó asombrada al ver que su mano manca estaba sanada, por lo que corrió al pueblo a dar cuenta de todo lo ocurrido y ver si era cierto que su madre tenía el arca llena de pan, de lo que se convenció, así como de que se había llenado milagrosamente.

 
Nuestra Señora de Valverde
Santuario de Nuestra Señora de Valverde 
Es un conjunto monumental situado en el distrito de Fuencarral-El Pardo de la ciudad de Madrid. Se encuentra en el km 12 de la carretera de Colmenar Viejo (antigua carretera de Francia). En torno a la primitiva ermita bajo la advocación de la virgen de Valverde, cuya imagen fue, según la tradición, milagrosamente hallada en 1242, se construyeron un monasterio y una casa-palacio.

 Imagen de la Virgen
 El origen de la ermita de Valverde se encuentra en la leyenda del milagroso hallazgo, durante la Edad Media, de una imagen de la Virgen María que había permanecido oculta durante la dominación musulmana. Según la leyenda, unos pastores del pueblo de Fuencarral habrían encontrado sobre una retama, en 1242, la imagen de la Virgen de Valverde. Trasladada la imagen a una iglesia del pueblo, había desaparecido a la mañana siguiente, siendo hallada en el lugar en el que había sido encontrada el día anterior. 

 

 Pozo de la Ermita de Nª Sª de Valverde

Trasladada de nuevo al pueblo, el día siguiente volvió a no estar en el sitio en el que había sido depositada, para ser localizada de nuevo en el sitio donde había aparecido, un paraje conocido como Cuesta del Cuervo, mostrando así su deseo de ser venerada en dicho lugar

Nuestra Señora de los Remedios
Ermita de Nuestra Señora de los Remedios 
 Está situada en el municipio español de Colmenar Viejo, en la parte septentrional de la Comunidad de Madrid. Se encuentra a unos cuatro kilómetros del casco urbano, en la carretera que se dirige a Guadalix de la Sierra.
 
 
La ermita alberga la imagen de Nuestra Señora de los Remedios, patrona de Colmenar Viejo, que fue descubierta en 1914 durante una reforma de la anterior imagen, llamada «de vestir», cuando se descubre oculta en su interior. Esta pequeña imagen responde a la tipología de Virgen sentada en un trono con el Niño sentado en su rodilla izquierda, que históricamente tiene su período de esplendor a partir del siglo XII.

Virgen de los Remedios, patrona de Colmenar Viejo
Bibliografía consultada:
 “Vírgenes de Madrid” Antonio Cea.

“María en los pueblos de España” (guia de Madrid) de Encuentro.Ediciones.

Fuentes:

.
 https://artedemadrid.wordpress.com/
 http://lamiradaactual.blogspot.com.es/2012/07/virgenes-de-madrid-historia-,y-   tradicion_02.html 

Fotos: conseguidas en la web en varías páginas relacionadas con los temas tratados
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s