LOS GATOS EN EL ARTE Y EN LA HISTORIA

Hace poco, quise hacer un homenaje a un animal entrañable y querido por todos: el perro y es por eso que es justo lo haga tambien con su mas tradicional oponente : el fascinante, bello, ágil y a veces, y solo para algunos, odioso gato, pero es que para querer a un gato, primero hay que tratar de conocerle y sobre todo entenderle. Voy a esbozar ligeramente su psicología, su historia a través de los siglos y su repercusión en las bellas artes. El gato es en esencia un animal independiente, curioso, dormilón, de admirable destreza física. Sus características de flexibilidad corporal y resistencia lo convierten en un gimnasta natural capaz de realizar innumerables piruetas, saltos y trepas casi por cualquier parte. Pero, sin duda la principal característica de estos animalitos es su personalidad. Para tratar a un gato se debe poner en su posición, es decir pensar como un gato. Él quiere su propio espacio, el cual debe ser respetado para una adecuada convivencia. No debe olvidarse que el gato es un ser independiente, muy distinto a los perros por ejemplo. Sin embargo, ¿Cómo nos ven los gatos?, la respuesta es muy simple, ellos nos ven como si fuéramos su madre. Puede notarse cuando él se acerca a la persona con la cola tiesa en alto al igual cuando los cachorros corren hacia su madre gata. El reclamará cuando tenga hambre, se sienta incómodo o simplemente requiera su atención tal como lo hizo con su madre cuando era pequeño. Y por último un tópico: Cuando adopteis a un gato, tened en cuenta, que va a ser él, el que os adopte a vosotros




EGIPTO

Durante la historia de la humanidad se han venerado diversos animales, pero pocos han logrado la notoriedad que el gato ha tenido, siempre siendo asociados a divinidades o a características sobrenaturales. Y si de veneración hablamos, ninguna civilización adoro tanto a los gatos como los egipcios, quienes llegaron a considerarlos semidioses.

El dios sol Ra en la forma de un gato matando a la serpiente Apofis cerca el sicomoro sagrado (1295-1186 a.c) pintura funeraria, tumba de Inherkha.

En un principio el gato fue venerado debido a que mataba las ratas, grandes devoradoras de cereales y ahuyentaba a las serpientes, muy numerosas a orillas del Nilo. Era admirado por su belleza y temido por sus cualidades “mágicas” que no eran otra cosa que la capacidad de sus pupilas para contraerse a la luz de la Luna y el Sol.



 Estatuillas de bronce de la diosa Bastet, siglo VII a.c British museo de Londres

Luego de un prolongado y gradual proceso de adaptación al entorno del ser humano, con su encanto y misticismo logra codearse con las castas y estratos sociales más importantes de Egipto, nace entonces la adoración a la señora de la paz, protectora de los partos, diosa de la abundancia y de la felicidad, la diosa gata Bastet a quien se le dedicaron sin fin de iconografías, estatuas, relieves, exvotos, amuletos y ofrendas rituales,
Bastet, diosa de la fecundidad, era representada por una gata. Este animal era objeto de tal veneración que, cuando moría, toda la familia se afeitaba las cejas en señal de duelo



“Ostracom” satírico en el que un ratón es servido por un gato, imperio nuevo (1567-1085 a.c) museo nacional del Cairo.En los testimonios gráficos más antiguos el gato semisalvaje que llego de la región Nubia se represento como compañero del hombre y ayudante en la caza de aves. Los ostraca plural de ostracom, eran fragmentos  ce caliza donde se escribian notas o listas o se dibujaban imágenes en ocasiones muy críticas, como la que aparece en la foto. Estos se llamaban “invertidos” porque las figuras humanas eran sustituidas por animales, para burlarse de aquellos.Tambien del Museo del Cairo es el ostracom de un gato conduciendo ocas.

Representación de un gato sobre una pared que data del año 1120 AC.


Grecia Mármol griego: Atenienses con un gato

Los gatos domésticos fueron exportados de manera fraudulenta desde Egipto por los mercaderes fenicios y se extendieron paulatinamente por todos los países mediterráneos. En Grecia, el recibimiento fue moderado porque la garduña ya ocupaba el puesto del gato y protegía las cosechas de los roedores. La población helénica no lo adoró y se limitó a adoptarlo sin reconocer su talento depredador.

Mosaico pompeyano

Roma, en cambio, le otorgó el papel de compañero, cazador de ratas y encarnación de la diosa Bastet. En el año 392, cuando el culto romano ya había fusionado la adoración a Bastet y a Diana, la prohibición de los ritos paganos decretada por el emperador cristiano Teodosio fue el punto de partida de una desconfianza súbita ante el gato que se mantendría durante siglos.
Diana se transformó en gato para escapar del acoso de enamorados que querían dar fin a su virginidad en varias ocasiones, de ahí que en Roma se le tuviera en alta estima y tuviera su sitial privilegiado en los templos dedicados a Diana.

EDAD MEDIA 

Gatos labrados en un claustro de Irlanda.
La Europa de la Baja Edad Media no fue hostil hacia el gato, que, por sus dotes de cazador, se ganaba la simpatía de los campesinos. Se servían de él para combatir roedores de todo tipo, desafiando el juicio de la Iglesia -que consideraba al animal un ser demoníaco


Templo Parroquial, s.XII, Colina de Losa (Burgos)

De aspecto feroz o manso, sabemos que estos gatos guardianes son herederos de los que, en Egipto, recibían popular veneración, y en el mundo celta protagonizaban mágicas aventuras.


Iglesia de San Juan Bautista de Nogales de Pisuerga, Palencia

Por desgracia, el rebrote de los cultos paganos tras la peste negra y sus estragos (25 millones de muertos en veinte años), hacia mediados del siglo XIV, firmó la sentencia del pequeño felino, asociado a partir de entonces con los ritos «infernales».



Santa María de Sorejana (Cuzcurrita de Rio Tirón) canecillo con gato “tipo manga” !

Los gatos en especial los negros crearon mcha superstición y miedo naciendo la creencia de la relación de este animal con la diosa celta de lo nocturno Diana aun mas potenciado por el cristianismo quien solo podía darle explicación de sus capacidades y misteriosas formas nocturnas en el demonio como si e gato fuese su encarnación, los gatos eran condenados a la vez que su dueño, brujo o bruja, y quemados vivos en la plaza pública

S.XIV Y XV

Pietro Lorenzetti fresco de la Basílica de Asís “La última Cena”1315-1319 

Donde muestra su gusto por lo anecdótico mostrando la labor en la cocina.y plasma al gato misterioso, tranquilo e indiferente de lo que ocurre a su alrededor nos da un acercamiento a la realidad cotidiana que se percibía de este animal,

 

Estudio de San Jerónimo 1475 Nacional Gallery, Londres). Por Antonello da Messina (1430-1479).

En esta imagen, se demuestra que en conventos y en monasterios; incluso más de un santo medieval apreciaba su amistad.
Los artistas de los siglos XV y XVI quienes ven a el gato no como única y relativamente un cazador o un dios o demonio sino como una fuente de pensamientos y emociones de la mano con la libertad y la paz su independencia y misterio, lo que lleva a ser buscado como compañía de estudiosos amantes del silencio muestra de esto lo podemos ver en la obra



Anunciación – Lorenzo Lotto (1480) Óleo sobre lienzo. Pinacoteca Comunale, Recanati.

En esta composición vemos cómo un gato negro, simbolizando el espíritu del mal, huye de forma precipitada, como exorcizado, ante la presencia del ángel.

 

La última cena – Cossimo Roselli (1481-82) Fresco. Capilla Sixtina.

Roselli, cuya pintura se caracterizó por su minuciosidad en plasmar detalles anecdóticos, representa en primer plano una pelea entre un perro y un gato, junto a unas vasijas y bandejas metálicas.
 

S.XVI

Gatos y dragones – Leonardo da Vinci (1513) Dibujo. Royal Library, Castillo de Windsor.


En este estudio, Leonardo da Vinci trata de comparar el movimiento del dragón (animal mitológico presente en leyendas medievales) con el del gato que, sinuoso, se retuerce, se arquea, se estira y anda de manera similar a sus imaginarios dragones.
Embriagado por el sentido de la belleza natural Leonardo da Vinci realizo varios esbozos en el intento de captar los flexibles movimientos de este animal
 


Leonardo da Vinci Madonna con el Niño Jesús abrazando a un gato.

La iconografía religiosa desde el principio del renacimiento hasta el siglo XVI y en tiempos de la contrarreforma muestra numerosos gatos de todas formas colores y tamaños deja de lado su pasado y recrea la imagen prosaica y familiar


 


  “Madonna” con niño y gato – Leonardo da Vinci (1478) Dibujo. British Museum.

Ambos dibujos, con la Virgen y el niño abrazando un gato, contribuyeron a despejar las dudas existentes sobre la autoría de la Madona Benois, del mismo autor.





El árbol del conocimiento – Grabado Durero (1504)

Un gato, a los pies de Adán y Eva, vigila atentamente a un ratón. Es posible interpretar esta obra como la eterna lucha de sexos: el gato, fuerte y cazador, representaría a Adán, el hombre, mientras que el ratón, fragil y huidizo, sería Eva, la mujer.



 “La Madonna della gatta”-Giulio Romano, 1523 . Museo di Capodimonti, Nápoles.


La gata, natural, vivísima, cobra importancia capital en este cuadro, hasta el punto de darle nombre. Se cuenta que Romano se inspiró para su factura en una leyenda según la cual una gata alumbró una camada de gatitos en el pesebre donde descansaba un recién nacido niño Jesús.





El jardín de las delicias “El Paraíso” (detalle) – Hieronymus Bosch, El Bosco (1504)

En el célebre tríptico, que ilustra el Paraíso Terrenal, la vida en la tierra y el Juicio Final, encontramos la figura del gato, de espaldas, alejándose indiferente con una presa en la boca, rodeado de los demás animales, de Adán y de Eva.







Proverbios flamencos (fragmento) – Pieter Brueghel “El Viejo” (1559) Museo del Prado.

En el barroco flamenco es frecuente encontrar series sobre los cinco sentidos, siendo esta obra una de las más célebres.En ella, se representa la figura del gato junto al caballero de la armadura, como queriendo sr imbuído de su fuerza.



Orfeo – Frans Pourbous El Joven (1581)

En este cuadro se capta perfectamente la naturaleza del gato, al ser el único entre todos los animales que no se deja seducir por el encantamiento de Orfeo.




Orfeo – Frans Pourbous El Joven (1581) detalle

 

Cena en Emaus (detalle) – Tiziano (1530-35) Óleo sobre lienzo. Museo Nacional del Louvre.

Se piensa que esta obra fue encargada por el emperador Carlos V. Se trata de una composición en la que priman la luz y el color. La pelea entre el perro y el gato, debajo del mantel, resalta la cotidianeidad de la escena representada






 
L’Ultima Cena, Jacopo Bassano (1542)

El gato fue durante muchos años símbolo de los más horribles pecados. Así, en las numerosas representacions de La Ultima Cena, el gato aparece generalmente cerca de Judas, el traidor.


  
The brindle cat – Jan Vermeyen (1546) Metropolitan Museum, Nueva York

Dos niños jugando con un gato . Annibale Carracci. 1590

 

La cocina – Vicenzo Campi (1580) 

Cuando por fin cambiaron las cosas, las persecuciones estuvieron muy cerca de diezmar la especie. Más tarde, la rata parda, recién llegada a Europa, trajo con ella la peste. En consecuencia, llegó también la rehabilitación del gato, hasta tal punto que el primero vendido en Paraguay, en 1750, fue canjeado por un lingote de oro. Estos pequeños cazadores empezaron entonces a prestar sus servicios en almacenes, oficinas, granjas y barcos. Algunas compañías de seguros exigían que los cargamentos estuvieran debidamente vigilados por todo un contingente felino en cada viaje.





EL BARROCO S.XVII

Esta época muestra con claridad al gato como un animal transversal de presencia habitual en las residencias de los burgueses, de los campesinos y en algunos palacios aunque no en presencia de los reyes se hace cada vez más común entre los hogares y la cotidianeidad, se convierte en uno más del hogar así lo muestra Rembrandt Van Rijn (1606-1669) en su obra (sagrada familia 1645, Gemaldegalerie alte meister, Kassel).

La familia de El Greco (1616-21) Jorge Theotocopulis Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

La rareza de encontrar este tipo de composición en el barroco español hace pensar que se trata de una obra llena de simbolismos ocultos, entre los que se contarían el gato, la rueca y el huso.

Concierto de gatos De David Teniers el Joven (1610-1690)




Las hilanderas (La fábula de Aracne) – Diego Velázquez (1657) Detalle, a la derecha. Museo del Prado.
En el periodo barroco, Diego Velázquez vuelve a capturar la esencia y la forma de un gato ensimismado. Cuando nos fijamos en el cuadro “La hilanderas” (1657), normalmente nuestra atención se centra en la maravillosa profundidad luminosa del fondo, esa atmósfera y ese aire velazqueño. Sin embargo, más en primer plano encontramos un gato que se queda dormido a los pies de una de las hilanderas.



David de Coninck, Gatos atacando a un perro. Óleo sobre lienzo

  (Amberes, ca. 1644 – Bruselas, ca. 1701-1705), fue un pintor barroco flamenco, especializado en la pintura de bodegón de animales y caza.
Como pintor se especializó en la pintura de animales vivos, principalmente aves de corral y bodegones de caza, en ocasiones situados en paisajes o jardines en un estilo elegante que derivando de Jan Fyt podría calificarse como tardobarroco.




El rey bebe – David Teniers El Joven (1634-40)

Inexplicablemente, este cuadro figura en muchos catálogos con el título de El rey bebé. Durante la fiesta organizada para el rey, el artista retrata al gato, en esta ocasión, bajo su silla, tal vez queriendo dejar patente la realeza de su personalidad.



S.XVIII

Los dos piojosos – Giacomo Ceruti


Giacomo Antonio Melchiorre Ceruti (1698 – 1767), llamado Pitocchetto (el pequeño mendigo), fue un pintor tardo barroco italiano, activo en el norte de la península (Lombardía, Brescia, y Venecia) donde desarrolló una labor variada y desigual, valorada especialmente por sus cuadros de grandes dimensiones de mendigos y sujetos humildes y escasamente original en los motivos religiosos.
En este cuadro, uno de los dos piojosos sostiene en el regazo a un tranquilo gato atigrado, que parece encontrarse muy a gusto entre lo que se consideraba la “humanidad más miserable”.


 


El estudio del pintor – José del Castillo (1737-96) Óleo sobre lienzo. Museo del Prado.


Fragmento de la obra en la cual parece ensayarse un número circense con el enorme gato blanco y negro.
 

Pelea de gatos en una despensa – Paul de Vos 

Al igual que Snyders, Vos también pidió a su hermano Cornelis que realizara las figuras de sus cuadros, sin embargo, hay varios aspectos que le diferencian de Snyders. Los colores utilizados son en su mayoría cálidos, desde amarillos hasta marrones, pero más claros y pálidos. La técnica es más suelta, de manera que se pierden en su obra los contornos definidos y ricas texturas de Snyders, en beneficio de una apariencia general más atmosférica y difusa.
 



 


William Hogarth (British, 1697 – 1764) “The Graham Children” The National Galery, Londres

Entre la alta aristocracia británica estuvieron de moda los retratos infantiles. En este cuadro se vuelve a incidir sobre el caracter del gato de la familia, que observa atentamente la jaula del pájaro. 


  

The Graham Children (detalle)

William Hogarth  fue un artista británico, grabador, ilustrador y pintor satírico.


Marguerite Gérard posa en el estudio de Fragonard en ‘El gato de angora’ (1783-85). 

El nombre de la artista siempre permaneció a la sombra del pintor.

Estudio de un gato Gainsborough (1765-69) Tiza sobre papel. Rijksmuseum, Amsterdam.

El artista se recrea en la observación del gato y de sus muy distintas posiciones.

  


Gato acosado – Francisco de Goya (1788) Óleo sobre lienzo. Colección particular.

Al igual que La Merienda, La Pradera de San Isidro o La Gallina Ciega, la escena corresponde a un momento de la romería.
Dos majos intentan bajar a un gato de un árbol ante la atenta mirada de los viandantes.

   Manuel Osorio Manrique de Zúñiga – Francisco de Goya (1788)  Metropolitan Museum de Nueva York.


(Detalle a la derecha). Goya representa a don Manuel jugando con una urraca, mientras, detrás, tres gatos con los ojos bien abiertos no pierden detalle de la escena. El pintor de Fuendetodos fue un gran observador de la realidad. Sólo así pudo pintar a los gatos con tal fidelidad en sus detalles y expresiones.



El sueño da la razón produce monstruos  Francisco de Goya (1746-1828) Colección privada. 

Un inquietante y algo demoníaco gato parece observar al personaje.

 

Gatos riñendo – Francisco de Goya (1786-1787) Óleo sobre lienzo. Museo del Prado.

Estudio al natural, con gran conocimiento sobre el movimiento felino, y con una perspectiva en la que el observador se sitúa por debajo de la escena, y los animales se recortan contra un cielo cubierto de nubes. Pese a todo, existen dudas sobre la autoría de este cuadro por parte de Goya.



 

Muchacha con gato 1757 Pastel sobre papel Jean Baptista Perronneau 1715-1783 Musée du Louvre, París

S.XIX

Quien es el más bello del reino 1887, oleo sobre tela de la Pintora Holandesa de gatos Frank Paton (1855-1909, British)

En esta época vemos el gato posado completamente en el hogar burgués con una búsqueda del confort completada, placido en la seguridad de la casa toma forma del concepto pet o animal de compañía




“Chica cosiendo con gato” Max Liebermann – óleo sobre lienzo – 1884




Henriëtte Ronner-Knip (31 de mayo 1821, Amsterdam – 2 de marzo 1909, Elsene) fue una pintora Holandesa.
Alrededor del año 1870 comenzó a cambiar la temática de sus pinturas a los gatos. Su arte fue considerablemente popular. Cuando el modernismo comenzó a ganar más terreno, sus trabajos comenzaron a ser llamados “poco inspiradores y conservativos”.

Muchacha durmiendo- Pierre Auguste Renoir (1880)  Sterling and Francine Clarck Art Institute.

La joven modelo duerme sentada en un sillón, con un gato gris sobre su regazo. Uno de los tirantes de la blusa cae mostrando su hombro, conjugando así la imagen de sensualidad del gato y de la modelo.


Joven con un gato – Pierre Auguste Renoir (1876)  National Gallery de Washington.


Se trata de una escena en la que la joven arrulla al gato, entre tonalidades verdes. La luz solar difumina los contornos, contribuyendo a dar a la obra un marcado caracter intimista



“Julie Manet with cat” de  Pierre Auguste Renoir

Julie Manet (14 de noviembre de 1878 – 14 de julio de 1966) fue una pintora y coleccionista de arte francesa.

 Nacida en París, fue la única hija de la pintora Berthe Morisot y su esposo Eugène Manet, el hermano menor del pintor Édouard Manet. A lo largo de su juventud Julie posó con frecuencia para su madre y otros artistas impresionistas.


Madre e hijo – Pierre Auguste Renoir (1886) Óleo sobre lienzo. Colección particular.

Influenciado por el nacimiento de su hijo Pierre, en algunas obras de este período Renoir transmite el reposado sentimiento de la maternidad,
en este caso, el momento intimista en que la madre viste al niño, mientras éste juega con un gato.



Manet Óleo sobre lienzo.(1863) Tate Gallery de Londres. 

Suzanne Leenhoff, esposa de Manet, posó para este cuadro sosteniendo un gato en su regazo. También fue la modelo de otras obras del autor, como Madame Manet al piano.

Dos gatos de Manet

 

Olimpia – Edouard Manet (1863) Óleo sobre lienzo. Museo de Orsay.

Una de las obras más conocidas de Manet. Representa a una prostituta de alto postín tumbada sobre su diván, junto con su dama y un gato negro a los pies. Éste, contrasta en extremo con la piel nacarada de Olimpia, y con las blancas sábanas sobre las que descansa.




Jardín de Daubigny – Vincent van Gogh (1890)  Museo de Bellas Artes de Basilea.

Durante su estancia en Auvers, Van Gogh sentía especial dedicación por este jardín, del que quiere plasmar con viforosas pinceladas de color todos sus elementos: las flores, el velador, la señora del fondo, el gato negro del primer plano.




Mujer con dos niños- Paul Gauguin (1901) Óleo sobre lienzo. Chicago Art Institute.

En esta composición vemos a una mujer sentada, con un bebé en el regazo, mientras una niña, de mirada desconfiada, sostiene un gato en sus brazos. Se trata de una obra alegre y amable, de gran colorido. 



Eiaha Ohipa – Paul Gauguin (1896) Óleo sobre lienzo. Museo Pushkin de Moscú.

Esta obra se ha traducido como No trabaja, o más literalmente, Haciendo nada. Tal vez para reforzar esta idea, vemos al gato en primer plano, descansando feliz.
 



 Retrato de Louise Vernet niña – Theodore Gericault (1819-1825) Museo del Louvre.

Retrato de la hija del pintor Horace Vernet, sobre un paisaje en tonos oscuros, sosteniendo en su regazo un enorme gato atigrado. Esta composición reúne todas las características de la pintura romántica de Gericault.

May Belfort – Toulouse Lautrec (1895) Litografía. British Museum.

Esta cantante irlandesa interpretaba sus canciones con un gato negro en sus brazos,
animal que la acompañaba a todas partes. Lautrec realizó este cartel con ocasión de la
actuación de la cantante en el Petit Casino, de París.

  
Cartel publicitario. Theophile Alexandre Steinlen (1905)

Chat noir Litografías realizadas por Theophile Alexandre Steinlen 


Steinlen llegó a París para trabajar en la industria textil. En los cafés y cabarets de Montmartre, él conoció a muchos de los líderes políticos y artísticos de París. Trabajó con Toulouse-Lautrec, Emile Zola, Armistad Bruant, Vallotton, Alphonse Allais, y otros. Empezó ilustrando algunos periódicos políticos acordes con sus ideas socialistas.


S.XX

Joven con gato negro – Henri Matisse (1910) Óleo sobre lienzo. Colección particular


“Gato azul” Modigliani

Todas las figuras de Modigliani presentan una fuerte estilización que se puede apreciar en sus cabezas con cuellos largos, narices agudas y ojos representados como contornos, que son clara referencia a aquellas esculturas de los primitivos muy apreciadas por los círculos de vanguardistas de París.


 


 Mujer con un gato – Pierre Bonnard (1912) Óleo sobre lienzo. Museo de Orsay.

Bonnard combina en esta obra tres de sus iconos preferidos: la mujer, la mesa dispuesta para comer, y el gato. En esta ocasión es un gato blanco, con la zarpa levantada, como dispuesto para la acción, que imprime sensación de dinamismo a una escena fuertemente intimista.

L’apotheose des chats – Theophile Alexandre Steinlen (1905)



” Los amantes de mi esposa” Carl Kahler 1880

Es un retrato de 42 gatos vendidos en una subasta en Sotheby el 3 de noviembre de 2015 para un récord de $ 862,000


Composición con gatos . Fernand Léger (4 de febrero de 1881 – 17 de agosto de 1955)

 fue un destacado pintor cubista francés de la primera mitad del siglo XX. La principal colección de sus obras puede verse Museo nacional Fernand-Léger, localizado en Biot en los Alpes Marítimos


“Gato” Andy Wharlol

En 1954, Andy Warhol, un amante de los gatos de renombre, publicó una serie de 25 retratos de gatos en forma de libro. Impreso en edición limitada, pintada a mano papel Arches de agua, las huellas fueron impresas en privado e hizo como un recuerdo de Navidad. Él llamó a su libro 25 Cats Name Sam and One Bue Pussy.

París a través de la ventana – Marc Chagal (1913)


Pierre Bonnard (1867, 1947)

Pintor, litógrafo e ilustrador francés, maestro en el uso del color. Muchas de sus obras muestran escenas familiares en las cuales plasmó, con alegre y generosa fantasía, sus momentos de deleite cotidianos. Calificado en ocasiones como ‘intimista’ , el artista exploró las posibilidades de la luz solar en interiores domésticos, con un exuberante estilo cercano al impresionismo.
su obra ‘Le chat blanc’ nos muestra su característico estilo


Paul Klee (1879, 1940) 1928 gato y pájaro

El pintor, tenía muchos gatos, entre ellos un gato enorme, llamado Fritzi, que le inspiró esta pintura.
Paul Klee, uno de los artistas más inclasificables del siglo XX, nació en Berna en 1879. Este pintor y grabador suizo estudió en Munich y se trasladó a París en 1906. En 1911 fue uno de los promotores del grupo “Der Blaue Reiter” (“El Jinete Azul”). A través de influencias cubistas y surrealistas llegó a un arte abstracto propio. Desde 1921 fue profesor en la Bauhaus. En 1931, con el nazismo que lo consideró como un artista degenerado, se vio obligado a emigrar y marchó a Berna. Murió en un sanatorio de Locarno en 1940.

Louis Wain (1860-1939) Una obra de su primera época, ‘Diabolo’, 

antes de que su enfermedad se manifestara:
Louis Wain ha pasado a la historia como el pintor de los gatos, tal fue su devoción por los mininos. Prácticamente la totalidad de su obra se dedica a esta temática.
Artista inglés famoso por sus dibujos de gatos. Nacido en 1860, comenzó a pintar gatos en la veintena. Con el cambio de siglo, adquirió un cierto renombre al crear el Louis Wain Cat, una especie de gato travieso y malicioso que tuvo un gran éxito.

Louis Wain: en este cuadro se aprecia claramente su perturbación mental.

Pero estaba tan obsesionado con sus dibujos de gatos que cuando la demanda de éstos disminuyó, no fue capaz de sobrellevar la situación. Su mente falló y fue admitido en un hospital mental, diagnosticado de esquizofrenia.

“Gato con violín” Georges Braque 

(Argenteuil-sur-Seine, 13 de mayo de 1882 – París, 31 de agosto de 1963) fue un pintor y escultor francés. Junto con Pablo Picasso fue uno de los iniciadores del cubismo.

Picasso: “gato devorando un pájaro”

ejemplo de obra que, por su fuerza interna, deja un cruento testimonio de la guerra, la barbarie y el sufrimiento es ‘Gato devorando un pájaro’, que realizó en 1939, afectado por los acontecimientos bélicos en España y por el inminente estallido de la II Guerra Mundial.


Fernand Léger (1881-1955) 1921, ‘Femme avec chat’. 


Pintor francés adscrito al cubismo y al constructivismo, que destaca también por sus realizaciones de pósters o carteles comerciales y otros tipos de arte aplicado.La mayoría de sus primeros cuadros tienen un carácter cubista. Junto con Georges Braque y Pablo Picasso




Interior holandés II – Joan Miró (1928)


Frida Kalho con gato y un mono


“Dalí Atomicus” (1948) 

es el título de una foto surrealista fruto de la colaboración entre el genio Salvador Dalí y el fotógrafo Philipe Halsman en la que aparecen unos cuantos gatos, considerada obra de arte fotográfico. 


Balthus (1908-2001) 

El pintor estuvo fascinado a lo largo de toda su vida por los felinos, hasta el punto de autodenominarse ‘el Rey de los gatos’. Convivió con muchos, como varios a los que volvió a llamar Mitsou en homenaje al primero, Nissimoun o Frightener, el gato de su famoso autorretrato de 1935, ‘Le Seigneur des chats’:




Dibujo de origen japonés.


la cola de los gatos: un indicador

  
Conoce lo que tu gato quiere…o por que lo hace.

. Fuentes:

 : https://psicologosenlinea.net/1758-psicologia-felina-psicologia-del-gato-caracter-y-temperamento-personalidad-y-comportamiento.html#ird2ddq2dconvierten 

 http://gatos.elmundodelosanimales.com/historia.php http://gatosenelarte.webnode.com.co/recorrido-historico-desde-el-gato-del-antiguo-egipto-hasta-el-contemporaneo/

 http://www.veterinaria.org/personales/rinconfelino_anulada/1f023d955214b170b/1f023d95550317009/1f023d9555039993a/index.html

 https://ambilusiomyblog.wordpress.com/2011/04/05/el-gato-y-el-arte/

 https://www.pinterest.com/hetpleinleidse/henriette-ronner-knip/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s